Freelance, el nuevo escenario del trabajo cualificado

Madrid Guardar

Una de las aspiraciones laborales más frecuentes de las generaciones pasadas va camino de convertirse en una utopía para los profesionales del mañana. El trabajo para toda la vida da sus últimos coletazos en un escenario empresarial dominado por la flexibilidad, la ultraespecialización y la tendencia a contratar por proyectos.

Un cambio de mentalidad que ya está calando en las compañías que operan en España. El 69,26% de los responsables de recursos humanos cree que en 2025 las plantillas se reducirán y las nuevas fórmulas estarán protagonizadas por freelances, según datos del Informe Infoempleo Adecco 2018. «El entorno en el que nos estamos moviendo con las nuevas relaciones de trabajo cada vez va a potenciar más la figura del freelance», señala el director de Adecco Group Institute, Javier Blasco.

Más allá de los polémicos falsos autónomos, existe todo un universo de profesionales cualificados que se encargan de desarrollar iniciativas en diversas organizacionespor un periodo de tiempo determinado.

Juan de Peñaranda, director ejecutivo de Michael Page, consultora de recursos humanos especializada en selección de personal cualificado, asegura que los sectores que tienen su negocio centrado en el entorno digital son los que más recurrirán a los profesionales freelance. La razón: «Este sector está generando proyectos constantemente porque utilizan una metodología de prueba y error. Tienen ideas, las intentan sacar adelante y esperan seis o nueve meses para ver si ese negocio genera beneficios. Si es así, se consolida un equipo de trabajo y si no, cierran ese proyecto y pasan a otra cosa». Una situación que «obliga a que haya gente disponible, con buena formación y experiencia que aportar a un proyecto de carácter inmediato», añade.

Para las organizaciones, la gran ventaja es el ahorro de costes laborales, tal y como subraya de Peñaranda, que apunta también a otro factor: «Las empresas tienen congeladas las contrataciones por el motivo que sea o en previsión de lo que pueda venir. Empezamos a notar un frenazo por parte de las compañías, a las que les cuesta tomar decisiones a corto y medio plazo no solo por la situación de España, sino por la coyuntura global».

Formación permanente

La construcción de su trayectoria en diversas compañías obliga a estos profesionales a tener una elevada capacidad de adaptación a las exigencias de cada cliente. La formación continua es, precisamente, una de las condiciones imprescindibles para su supervivencia. «Si estás empleado por cuenta ajena, la compañía tiene interés en que no te quedes obsoleto, pero si eres freelance debes invertir tiempo en mantener tus capacidades. Si no te reciclas puedes quedarte fuera del mercado», advierte Alfonso Jiménez, socio director de la consultora PeopleMatters, especializada en la gestión de personas.

Por su parte, Álvaro Álvarez, secretario general de ManpowerGroup, explica que actualmente se buscan perfiles multidisciplinares, por lo que la «fórmula de la empleabilidad» pasaría por una combinación de habilidades técnicas, competencias sociales y actitud y capacidad de aprendizaje. Además, afirma que con la incorporación de freelances se crean relaciones donde «se le da más importancia a los vínculos que se construyen que a las propias relaciones de jerarquía o dependencia».

«Si eres freelance debes invertir tiempo en mantener tus capacidades»

Hoy existen en nuestro país 3,2 millones de trabajadores por cuenta propia, en torno al 17% de la población activa. La mayoría, un 61,3%, son personas físicas mientras que el 38,7% restante está dado de alta con algún tipo de sociedad. Pero, ¿por qué optar por una modalidad más inestable en lugar de acogerse a la seguridad de unos ingresos fijos mensuales? Casi todos, por necesidad. Así lo revela al menos el mencionado informe de Adecco e Infoempleo, que concluye que solo el 31,18% de los autónomos lo es por oportunidad.

Un porcentaje que aumenta de forma notable en el caso de los trabajadores independientes de profesiones intelectuales. Tal como recoge el estudio sobre la situación de los freelances en España en 2019, elaborado por Malt, –plataforma que pone en contacto a empresas con freelances digitales–, el 84% de los trabajadores expertos por cuenta propia lo son por elección.

Jiménez, de PeopleMatters, resalta las diferencias entre el freelance voluntario y el forzoso: «El primero es aquel que es consciente de que puede ganar más dinero y disfrutar de una serie de ventajas si hace su carrera en formato autoempleo. Esto se da cuando ese profesional tiene una competencia altamente demandada». Con él convive la figura del freelance forzoso, cuya área de especialización «le fuerza a trabajar así porque no se le va a ofrecer empleo por cuenta ajena».

Talento senior

Los trabajadores mayores de 50 años, un colectivo vulnerable cuando las empresas se plantean recortes en personal, también han encontrado en esta fórmula una tabla de salvación. «La mayoría de los senior acabará siendo freelance. Algunos serán empujados porque han sido despedidos, pero habrá otros que, a determinada edad, decidan que no les interesa pertenecer a una jerarquía. Por otra parte, habrá muchos que pensarán que el valor de sus aportaciones será más tenido en cuenta y mejor retribuido en calidad de freelance», dice José Ramón Pin, profesor emérito del departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones y Ética Empresarial de IESE Business School.

«Va a ser una tendencia que va a evolucionar de manera muy positiva porque las empresas nos están reclamando perfiles expertos», coincide Carmen Boronat, responsable del mercado español de Malt.

Un tercio de las candidaturas de la plataforma son de carácter tecnológico, siendo los más frecuentes los diseñadores (27%) y los desarrolladores y científicos de datos (20%). «Nuestra misión es atajar el problema de la escasez de talento y hacer que la oferta y demanda se encuentren», recuerdan desde la firma.

El número de autónomos mayores de 50 años ha crecido en 110.016 personas entre junio de 2017 y junio de 2019, un 2,9% más

Según el estudio de Malt, en el que han participado 588 freelances, el 72% piensa que la principal ventaja es organizar mejor su tiempo y conciliar su vida personal y profesional. El 46% refiere la libertad para escoger los clientes y proyectos en los que trabaja y el 34% cita como positivo el trabajar en proyectos de distintos sectores y áreas de conocimiento.

Entre los mayores obstáculos, destacan la inestabilidad de los ingresos (75%), la búsqueda de clientes (72%) y la complejidad de saber venderse (33%).

Susana Rubio, profesora titular del departamento de Psicología Social, del Trabajo y Diferencial de la Universidad Complutense de Madrid, añade posibles problemas psicosociales: «Al trabajar desde casa no interactúan con compañeros y, por tanto, no tienen posibilidad de recibir apoyo social». A esto se suma la dificultad para separar adecuadamente los aspectos laborales y los familiares: «Sienten que siempre están “metidos en casa”, dedicados a trabajar y a ocuparse de su casa al mismo tiempo, lo cual les puede llevar a sufrir aislamiento, ansiedad, e incomprensión».

Una solución cada vez más extendida es trasladarse a espacios de trabajo compartido o coworking, donde evitan el aislamiento y la soledad. «Permite una separación cognitiva muy clara entre casa y trabajo que facilita la concentración en cada uno de estos ámbitos, en los momentos adecuados, sin solapamientos, así como el desarrollo de las competencias de trabajo en equipo, pensamiento creativo e innovación, lo que fomenta la mejora del rendimiento y del bienestar de los trabajadores», argumenta la experta.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!