Fomento sacará a licitación las obras del túnel de tren de Recoletos

El Consejo de Ministros autorizó ayer al Ministerio de Fomento sacar a licitación, a través de Adif, el contrato para la renovación de vía y la electrificación del túnel de Recoletos, situado entre las estaciones de Atocha Cercanías y Chamartín, por un importe total de 29,9 millones de euros.

Esta actuación, que tiene un plazo de ejecución previsto de siete meses de duración, contempla la renovación de la vía y la catenaria del túnel y tiene por objetivo «mejorar la fiabilidad de la infraestructura y reducir las incidencias en este tramo clave para la red de Cercanías de Madrid», señala el Gobierno.

Aunque los trabajos se han planificado para minimizar la afección a los usuarios, Adif ha previsto un corte extraordinario de la circulación en el túnel de Recoletos durante cuatro meses.

El túnel de Recoletos (de aproximadamente 7 kilómetros) comunica las estaciones de Atocha y Chamartín, a través de las estaciones intermedias de Recoletos y Nuevos Ministerios, dando servicio a las líneas C1, C2, C7, C8 y C10 de Cercanías. Así, es el tramo que más circulaciones soporta de toda la red, con 3.365 circulaciones semanales (el 98% de las cuales corresponden a trenes de Cercanías).

El túnel comenzó a construirse en 1933 aunque no se puso en servicio hasta 1967. Este dilatado proceso de construcción explica la diversidad de tipologías y métodos constructivos existentes a lo largo del trazado.

En concreto, el proyecto contempla la renovación de la vía y la catenaria del túnel, desde el inicio de la vía en placa existente en la estación de Atocha Cercanías sentido Chamartín (vías 1, 2, 3, 4 y 5) hasta la salida del túnel en las inmediaciones de Chamartín, incluyendo las transiciones entre la nueva vía en placa a ejecutar y la actual vía sobre balasto.

De esta forma, se renovará la superestructura de vía en balasto y traviesa de madera por vía en placa y se sustituirá la catenaria flexible existente por catenaria rígida, excepto en la cabecera de Atocha, donde se renovarán los elementos de electrificación por otros de similares características. Tanto la vía en placa como la catenaria rígida ofrecen mayor fiabilidad y facilitan el mantenimiento de la instalación.

El montaje de la nueva catenaria mejorará de manera significativa la calidad del servicio en un trayecto que registra un elevado tráfico, al requerir un menor mantenimiento, disponer de una gran capacidad de transporte de corriente y ofrecer más prestaciones de durabilidad, robustez y resistencia, además de prevenir posibles incidencias.

Otra de las ventajas que ofrece este tipo de catenaria es que, en líneas electrificadas de corriente continua, como las de la red ferroviaria de ancho convencional, se reduce el desgaste y la sustitución de sus elementos se hace de manera automática mediante maquinaria especializada.

También incluyen la ejecución de las canalizaciones hormigonadas para las instalaciones de seguridad y comunicaciones y los cruces de las mismas, y se procederá a la adaptación de la rasante para la mejora de los gálibos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *