Fiesta de Max Verstappen, drama de Carlos Sainz

Guardar

Interlagos, un circuito a la antigua, magnífico diseño con sabor a verdad, condecoró a Max Verstappen. Una fiesta para el holandés, que solo había conseguido una pole en su vida (este verano, en Hungría) y que este sábado repitió en Sao Paulo. Insuperable el holandés en una gran secuencia en la Q1, superior a Ferrari (Vettel) y a (Mercedes) Hamilton. El drama fue para Carlos Sainz, a quien le dejó tirado el Mclaren y saldrá último.

Carlos Sainz pronunció un mal presagio al pisar la pista e intentar completar la primera vuelta. «Algo se ha ido en el motor», dijo por la radio. Ya no volvió a salir con el McLaren, porque el coche sufría algún daño en el propulsor y los mecánicos del equipo no tuvieron tiempo para arreglarlo. Sin dar siquiera una vuelta a Interlagos, Sainz se quedó fuera en la Q1 y este domingo saldrá el último. «Me da mucha rabia porque podía clasificar delante y hacer una buena carrera», declaró.

La tarde de Sao Paulo para McLaren se torció definitivamente en la Q2, porque Lando Norris cayó eliminado, puesto 11, sin velocidad para plantar cara a los Haas, que metieron a sus dos coches (Magnussen y Grosjean) en la última ronda.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!