ETA como obsesión | EL PAÍS Semanal

—En la cárcel se pusieron a leer a Freud, a Marx, a Althusser, a Trotski, a Lacan…, y cuando lo compararon con Sabino Arana pensaron: esto es un horror, esto es un horror. Hay parlamentos de Sabino Arana que me sé de memoria: “Oídle a un vizcaíno y escucharéis la más eufónica, moral y culta de las lenguas. Oídle a un español y, si solo le escucháis rebuznar, podréis estar satisfechos, pues el asno no profiere voces indecentes ni blasfemas. La fisionomía del vizcaíno es inteligente y noble, la del español es inexpresiva y adusta…”. Qué locura. Tal vez la audacia de la película es que servirá para contrariar un poco el discurso oficial, que pretende mostrar a ETA como un hecho aislado. Y no es así. ETA no se podría haber perpetuado en el tiempo de no haber sido por el apoyo del nacionalismo.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!