Estudiantes y Gimnasia, comprometidos y renovados para hacerle frente al descenso en la próxima Superliga

Estudiantes eliminó a Villa Mitre de Santiago del Estero con un triunfo 2-0 y sigue adelante en la Copa Argentina

LA PLATA.- “El valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que vence ese temor”, sentenció alguna vez el Nobel de la Paz Nelson Mandela. En eso, precisamente, andan Gimnasia y Estudiantes. Si bien ambos comenzarán la Superliga complicados con los promedios, lograron transformar urgencia en optimismo. O al menos la maquillaron: tras la pretemporada y el mercado de pases, la necesidad posee cara de ilusión.

En el último tiempo, “sumar un buen colchón de puntos” se convirtió en una frase hecha a modo de deseo; un lugar común que se repite una y otra vez. Una moda a la que, al menos en la actualidad, el Pincha y el Lobo no pueden subirse. Es más: si fuesen colchones, serían de los de antes; esos finitos que nada tienen que ver con un sommier.

Gimnasia es el más comprometido con el descenso y esta expresión no hace referencia solamente a los equipos de La Plata: tiene el promedio más bajo de los conjuntos que continúan en primera división (1,076 producto de sumar 56 puntos en 52 partidos). Estudiantes goza de un poco más de oxígeno, pero no se crean que su coeficiente es muy superior (1,250 por las 65 unidades que cosechó en 52 encuentros).

Loading...

Para engordar esas cifras anémicas -casi raquíticas- y para suplir algunas bajas importantes, las dos instituciones hicieron un esfuerzo económico. Tras varios mercados de pases, buscaron reforzarse bien y no completar planteles con “apuestas”.

Estudiantes, hace ya varios días, logró cerrar las contrataciones de dos futbolistas que pidió el técnico Gabriel Milito: el mediocampista ofensivo Ángel González (25 años), proveniente de Godoy Cruz; y el atacante Federico González (32), que viene de hacer una gran temporada con Tigre (entre otros goles, convirtió el primero en la final de la Copa de la Superliga ante Boca). A ellos se suman: Diego García (22), un veloz volante charrúa que se destacaba en Juventud de Las Piedras de Uruguay; y Juan Fuentes (24), un central chileno que jugaba en O’Higgins y fue dirigido por Milito en ese club (solo resta que firme su contrato).

Al Pincha se le fueron varios veteranos, como Pablo Lugüercio, Rodrigo Braña y Mariano Pavone, y sumó jugadores de categoría que se encuentran en plenitud. ¿Qué significa esto? Que disminuyó el promedio de edad sin perder jerarquía y esa -sin dudas- es una grata noticia. Otro que emigró fue el delantero Lucas Albertengo. Con estos movimientos, el once ideal de Milito, en un esquema 4-3-3, podría ser el siguiente: Mariano Andújar; Facundo Sánchez, Gonzalo Jara, Jonathan Schunke e Iván Erquiaga; Enzo Kalinski, Iván Gómez y Matías Pellegrini; Ángel González, Federico González y Edwar López.

Gimnasia fue eliminado por penales ante Defensa, pero se reforzó pensando en evitar el descenso en la próxima Superliga Crédito: Copa Argentina

Gimnasia, por su parte, ya cuenta con seis caras nuevas para contrarrestar los alejamientos de Gonzalo Piovi, Facundo Oreja, Lorenzo Faravelli, Jan Hurtado y Santiago Silva. Las incorporaciones del Lobo son: el central Marco Torsiglieri (31 años), que llega desde Lanús; los laterales Leonardo Morales (28), de Santamarina de Tandil, y Maximiliano Caire (31), de Defensa y Justicia; el mediocampista Matías García (27), quien desechó varias ofertas para regresar proveniente de San Martín de Tucumán; y los delanteros Claudio Spinelli (22), de Argentinos Juniors, y el paraguayo Pablo Velázquez (32), de Nacional de ese país.

Otro que está cerca de convertirse en refuerzo albiazul es el uruguayo Brahian Alemán, actualmente en el Al-Ettifaq de Arabia Saudita. El entrenador Darío Ortiz espera con ansias al volante creativo y no es para menos: en el último semestre que estuvo en Gimnasia (primera mitad de 2018) participó -con cinco asistencias y dos tantos- de siete de los 12 goles del equipo. Si se concreta su vuelta, el Tripero podría presentar una formación con estos nombres, dentro de un esquema 4-1-4-1: Alexis Martín Arias; Leonardo Morales, Maximiliano Coronel, Marco Torsiglieri y Matías Melluso; Víctor Ayala; Maximiliano Comba, Franco Mussis, Brahian Alemán y Matías García; Claudio Spinelli.

Los técnicos de ambos conjuntos no ocultaron la satisfacción que los une por estas horas, más allá de que Estudiantes sigue en carrera y Gimnasia fue eliminado ayer por penales de la Copa Argentina. “Con los chicos nuevos que llegaron estamos muy contentos porque siempre fueron la primera opción”, expresó Milito. Del otro lado, el Indio Ortiz afirmó: “Hasta el momento, el mercado de pases es bueno: necesitábamos refuerzos y llegaron. Estamos bien”.

Los balances de la preparación también arrojaron signos positivos. Estudiantes venció 3-1 a Fénix de Uruguay y 2-0 a Cambaceres, mientras que empató 0-0 ante San Lorenzo; en tanto que el Tripero igualó con Temperley y Argentinos (ambos 1-1), derrotó 2-0 al Fénix charrúa y cayó 1-0 contra Lanús.

Los entrenadores quedaron satisfechos. “Fue una linda pretemporada porque tocamos todos los aspectos que debe tener un equipo. Siento que vamos a competir muy bien: hay un plantel comprometido con el club y con lo que queremos”, aseguró Milito. Ortiz también manifestó su conformismo: “Estoy contento porque hicimos un trabajo muy exigente y, salvo la de Licht, no hemos tenido lesiones. Estoy feliz por la actitud y el compromiso que le pusieron los chicos. Es más: si hubiésemos ganado a Defensa y Justicia, nuestro torneo seguía siendo el otro”.

El sendero que los espera en la próxima Superliga será sinuoso y para colmo tanto el Lobo como el Pincha deberán afrontar dificultosos inicios de torneo. A Gimnasia lo espera una seguidilla complicada: Lanús (V), San Lorenzo (L), Colón (V), Defensa y Justicia (L), Argentinos (V) y Racing (L). El comienzo de Estudiantes también será difícil; luego de un debut en el que será favorito (Aldosivi como local), tendrá cinco compromisos complejos: Banfield (V), Independiente (L), Godoy Cruz (V), Vélez (L) y Boca (V).

Más allá de los rivales y de las urgencias (y la suerte dispar vivida ayer en la Copa Argentina), en La Plata gobierna el optimismo. El Pincha y el Tripero lucen renovados. e ilusionados en cómo se reforzaron.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!