Este teatro es una (antigua) mina | Madrid

“En la mina llegaron a trabajar más de cien personas, sobre todo en los cuarenta y cincuenta, pero quedó abandonada en los setenta. Cuando la adquirí, solo quedaban en pie algunos edificios y casas de mineros”, explica Ontoria, director de un festival que este verano cumple su octava edición. Hoy, la antigua casa del guarda sirve como camerino, y la que fuera sala de máquinas se ha convertido en el escenario principal, hecho de majestuosa piedra. Hay espacio para la orquesta y asientos para el público. Además, han rehabilitado los pasadizos traseros por los que caminaban los mineros, y ahora son pasajes para que los actores puedan moverse entre bambalinas sin ser vistos.

“Las labores de rehabilitación continúan: un año arreglamos una casa, otro un almacén, el siguiente las gradas”, dice. El espacio cuenta con un graderío cubierto fabricado con hierro de estilo antiguo y cubierto por una cúpula. “Mejoramos las instalaciones anualmente. Si se cae un muro, lo reconstruimos igual”, señala Ontoria.

Otra de las ideas del director del festival es mantener viva la memoria de la mina. Para ello, han fabricado vagonetas siguiendo los planos originales del lugar y están expuestas en la pendiente por la que los mineros subían las vagonetas originales. “Casi todos los visitantes se hacen fotos con ellas”, bromea.

Quienes acudan aquí para ver una obra de teatro o un concierto de música pueden también visitar algunas de las casas de los mineros, así como el acceso a la mina, donde no se puede entrar por motivos de seguridad.

El teatro se encuentra en el Puerto de la Cruz Verde, un lugar situado al lado de Zarzalejo, a poca distancia de San Lorenzo de El Escorial y a unos 60 kilómetros de la capital. “Ver aquí una obra clásica es único: rodeado de montañas, con un escenario de piedra en lo alto de una colina… Por la noche refresca y se está muy bien”, dice Ontoria.

Esta noche, Shakespeare

El festival cierra su octava edición este fin de semana. Esta noche ofrece la comedia El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare; mañana acoge un concierto de tonadillas con seis músicos y dos cantantes, mientras que el domingo se podrá ver Miles Gloriosus, de Plauto. Todos los espectáculos arrancan a las 10 de la noche y cuestan 15 euros.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!