Estados Unidos cierra la sede de la OLP en Washington

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha anunciado este lunes que Estados Unidos le ha comunicado el cierre de la misión palestina en Washington, decisión que ha considerado «otro ejemplo de castigo colectivo» a su pueblo.

El cierre de la oficina diplomática forma parte, ha asegurado Erekat en un comunicado, de una «peligrosa escalada que demuestra que EE.UU. está dispuesto a desmantelar el sistema internacional para encubrir los crímenes israelíes, ataques contra la tierra y las personas palestinas, así como contra la paz y seguridad en la región».

Esta decisión de la Administración Trump se suma a otras rechazadas por el liderazgo palestino, como la suspensión de la financiación a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, UNRWA, o el polémico reconocimiento por Washington de Jerusalén como capital de Israel y el traslado a esta ciudad de su embajada.

Erekat ha anunciado que se tomarán las medidas necesarias para proteger el derecho de los ciudadanos palestinos que viven en Estados Unidos de acceder a servicios consulares. «Reiteramos que los derechos del pueblo palestino no están a la venta, no sucumbiremos a las amenazas de EE.UU.», ha añadido, mientras ha recordado que seguirán pidiendo al Tribunal Internacional que abra una investigación sobre «los crímenes israelíes».

«Una guerra»

Por su parte, el representante de la OLP ante Washington, Husam Zomlot, que se encuentra en Ramala desde que fue llamado a consultas en mayo, ha asegurado que el cierre es «una guerra» contra los palestinos y «contra el sentido común». «Hemos sido informados oficialmente esta mañana de la decisión de la Administración de EE.UU. de cerrar la Delegación General palestina en Estados Unidos, la misión diplomática palestina en el país. Condenamos este gesto de la manera más firme posible», ha dicho a un grupo de periodistas.

Loading...

Zomlot ha atribuido la decisión estadounidense al hecho de que los palestinos hayan decidido acudir a la Corte Penal Internacional (CPI, en la Haya) para denunciar supuestas violaciones de derechos por parte de Israel, y lo ha considerado «una escalada temeraria por parte de esa Administración y la confirmación de dos cosas».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!