esta semana se honra lo mejor de Estados Unidos

Los actos que se han celebrado esta semana para honrar la vida de George H.W. Bush (Presidente de EE.UU.1988-1992), fallecido el 1 de diciembre, nos hacen recordar porqu√© Estados Unidos ha sido y es el pa√≠s l√≠der del mundo. Cabe resaltar lo solemnes y conmovedoras que han sido las ceremonias y los discursos que han dado los l√≠deres de los partidos pol√≠ticos, incluida la emotiva eleg√≠a le√≠da por su hijo George W. Bush (Presidente EE.UU. 2000-2008) en su funeral el mi√©rcoles d√≠a 5 en la catedral nacional en Washington, D.C.. Tambi√©n queda de manifiesto el profundo patriotismo y amor a la bandera que transciende cualquier ideolog√≠a pol√≠tica, cosa que contrasta tristemente con Espa√Īa en este momento. Sin embargo, esta semana ha sido importante para Estados Unidos y para el mundo porque se recuerda a un l√≠der de los de antes, de los que ya no se ven, de los que deber√≠amos volver a generar.

Yo nac√≠ en 1982, el a√Īo en el que Ronald Reagan empez√≥ su mandado de ocho a√Īos como Presidente contando con George Bush como su Vicepresidente. Y aunque soy demasiado joven para recordar c√≥mo se vivi√≥ el impacto de los logros hist√≥ricos de Reagan y Bush durante esos a√Īos (el fin de la Guerra Fr√≠a, la ca√≠da del Muro de Berl√≠n, el boom econ√≥mico despu√©s de la recesi√≥n de los 70, los acuerdos firmados con China, entre otros), en estos momentos no puedo evitar comparar su perfil pol√≠tico con los que se ven hoy en d√≠a.

Tengo doble nacionalidad espa√Īola y americana, y vivo muy preocupada por la situaci√≥n pol√≠tica y social de mis dos pa√≠ses. La polarizaci√≥n y la falta de ‚Äėdi√°logo‚Äô real est√°n creando crispaci√≥n, rencor, y divisi√≥n entre gente de todas las edades. Y si uno se para a escuchar, es gente que, realmente, m√°s a menudo de lo que uno piensa, tiene las mismas metas y objetivos: ayudar y servir a su pa√≠s, respetar la ley, y hacer propuestas justas que promuevan el desarrollo del pa√≠s. Claramente, el camino que los distintos partidos quieren seguir para lograr estos objetivos son diferentes, pero cuando alguien enciende la televisi√≥n o lee los peri√≥dicos, se ve que las noticias son sesgadas, la demagogia abunda, y el ¬ęfake news¬Ľ nos amenaza.

Y dentro de este contexto, ¬Ņc√≥mo van a generarse l√≠deres como George H.W. Bush, que sean buenos diplom√°ticos, que sepan negociar y ceder cuando sea necesario, y que sepan apoyar las ideas de un supuesto contrincante cuando √©stas sean lo mejor para el pa√≠s?

Observemos estas palabras de la carta que le escribi√≥ Bush, siendo republicano, al dem√≥crata Bill Clinton, el d√≠a que √©ste √ļltimo le sustituy√≥ en la presidencia despu√©s de haberle ganado en las elecciones celebradas en 1992: ¬ę‚ĶYo no soy muy bueno dando consejos, pero no dejes que la gente que te critica te desanime ni te distraiga de tus objetivos. Ser√°s nuestro presidente cuando leas esta carta‚ĶTu √©xito ahora ser√° el √©xito de nuestro pa√≠s. Te apoyar√© con fuerza. Buena suerte. George¬Ľ

Antes de ser vicepresidente durante 8 a√Īos y Presidente durante 4, Bush sirvi√≥ a su pa√≠s en varios puestos de gran relevancia. Se alist√≥ voluntariamente en la Marina el d√≠a que cumpli√≥ 18 a√Īos, para as√≠ defender a su pa√≠s en la Segunda Guerra Mundial y combatir como piloto en el Pac√≠fico. Despu√©s de una carrera de √©xito en el sector privado, decidi√≥ entrar en pol√≠tica y fue Congresista por el estado de Texas. Tambi√©n fue el primer jefe de la legaci√≥n americana en China, Embajador ante las Naciones Unidas, y Jefe de la CIA. Lo m√°s importante de toda esta trayectoria es que la desempe√Ī√≥ siempre de forma conciliadora, unificadora, comprometida, y sobre todo con humildad y convicciones.

Hace unos meses cuando sab√≠a que el final de su vida pod√≠a estar cerca, Bush le dijo a su familia que quer√≠a que el actual presidente Donald Trump y su familia fueran bienvenidos en todos los actos oficiales de esta semana, inclu√≠do en su funeral. Trump le gan√≥ la nominaci√≥n presidencial republicana a su hijo Jeb Bush en 2016, y ha criticado p√ļblicamente las pol√≠ticas de su hijo mayor, George W. Bush, cuando √©ste fue presidente. Y a pesar de que las diferencias entre su familia y Trump son conocidas, Bush quiso tenderle la mano para as√≠ sanar cualquier herida y unir al pa√≠s.

Entonces, ¬Ņcu√°l es el legado que nos deja George H.W. Bush? Para √©l, lo primero siempre fue su pa√≠s y no su ego, sus ideas pol√≠ticas, o su partido. A trav√©s de su trabajo y esfuerzo, quiso contribuir a que el mundo fuera m√°s seguro y pr√≥spero. No dejemos que su figura y liderazgo formen s√≥lo parte de la historia, hagamos que sirva de inspiraci√≥n para un futuro mejor tanto en Estados Unidos como para el mundo.

Adriana de Riva Harvey es analista política

Por Adriana de Riva Harvey

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *