«España, hito a hito», contra la tergiversación de nuestro pasado

Tierra de conejos. Martillo de herejes. Nación invertebrada. País del vino. Una forma de ser. Una forma de estar. Cada autor, cada generación han intentado definir el devenir de España con una metáfora o un concepto original. A veces sofisticado. Otros, sencillo y nítido, como en el caso de Ramiro de Maeztu, quien afirmó que España es una encina medio sofocada por las trepadoras: «La yedra es tan frondosa, y se ve la encina tan arrugada y encogida, que a ratos parece que el ser de España está en la trepadora y no en el árbol».

El marqués de Laserna, Íñigo Moreno de Arteaga, escribe « España, hito a hito» precisamente con intención de reverdecer la encina frente a la invasora yedra. Hablando en plata: para dar a conocer la historia de España a las nuevas generaciones, cuyos planes de estudios relegan esta materia y otras humanidades a un segundo plano. Contra la tergiversación y los prejuicios, este miembro de la Real Academia de la Historia ha seleccionado una serie de episodios, comprimidos en cincuenta capítulos, para sintetizar el ser de España sin poesías lacrimógenas ni relatos románticos. Así aparece Rafael del Riego no como un heraldo de la libertad, sino como el militar golpista que inauguró ciento veinte años de pronunciamientos militares que cambiaron el curso de la política una y otra vez. O la «Primus circumdedisti me» y la conquista de México como hechos que transformaron para siempre el mundo, en vez de como episodios terribles que queman en las manos de los políticos actuales.

De la cueva de Altamira a las ocho cargas del Regimiento Alcántara, pasando por la historia medieval del Cid Campeador y el posterior Siglo de Oro.

Para todos

«España, hito a hito» sirve como breviario de la historia de España, así como de libro de consulta rápida para todo tipo de públicos. El marqués de Laserna explica los hechos con sencillez, sentido divulgativo y, al mismo tiempo, con el poso de quien conoce los recovecos del ser humano por formación y experiencia. De ahí que este historiador huya de la imagen de los íberos, luego llamados españoles, como una raza dada por naturaleza a la violencia (hasta el siglo XIX era el país con menos guerras civiles de Europa occidental). Estos hombres y estas mujeres son así fruto no de una predisposición genética –como pretende la Leyenda Negra– sino de la naturaleza que les rodea: desde el mar abierto que abrió sus mentes, hasta la diversidad de paisajes que les enseñó la importancia de respetar al otro.

Con prólogo del Premio Príncipe de Asturias John H. Elliott, «España, hito a hito» es una obra monumental por la simple razón de que la historia de España abarca un periodo y un espacio incomensurables. Porque ninguna otra nación ha podido poblar y civilizar todo un continente, de Alaska a Chile, y prender allí un idioma que hoy hablan 572 millones de personas. Ni dar sentido global al mundo. Y porque ninguna ha sufrido un proceso de tergiversación y olvido tan cruel. Íñigo Moreno de Arteaga, marqués de Laserna, reivindica con datos, nombres propios y sentido crítico todas las razones por las que España no es un país cualquiera.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *