¿Es la banca un negocio maldito?

Antes de la crisis de 2007 el negocio bancario parecía Jauja. Su crecimiento era portentoso, el número de oficinas y empleados aumentaba continuamente y el beneficio batía récords continuamente. Aunque, en realidad, bajo esa apariencia, había un abandono de los equilibrios de balance y una deficiente gestión del riesgo. Pero, desde entonces, parece como si alguien hubiera dictado una maldición sobre este sector, que no cesa de acumular circunstancias desfavorables.

Así, su reputación está por los suelos, tras abusar de la falta de formación financiera de los clientes. Y el poder judicial le golpea de continuo. Unas veces con bastante razón, como por ejemplo en el caso de la deficiente comercialización de las cláusulas suelo hipotecarias o las preferentes. Y

Carmelo TajaduraCarmelo Tajadura

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!