“Es importante que todo el mundo vea que la genialidad no está unida a un solo grupo étnico y racial” | Talento

La primera vez que Winnie Karanja asistió a una clase de ciencias de la computación, topó con un aula en penumbra, con las persianas casi hasta abajo. “Yo era una de las dos únicas chicas y una de los dos únicos estudiantes de color”, asegura la joven keniana americana, ahora fundadora y líder Maydm, una organización ubicada en Madison (Wisconsin) centrada en abrir las puertas del sector tecnológico a niñas y jóvenes de color. Aquella habitación en tinieblas reforzaba uno de los muchos y persistentes estereotipos que ahuyentan a las mentes brillantes de colectivos minoritarios de un sector lastrado por su escasa diversidad. “En términos de género hace poco que hemos empezado a hablar de mujeres como Catherine Johnson, que fueron pioneras en el campo. Si le preguntas a alguien por los líderes de la tecnología, pensarán en Jeff Bezos y Mark Zuckerberg. Y tenemos series como Silicon Valley perpetuando esta idea de que el sector tecnológico es un lugar de hombre blancos con aires de fraternidad”, sentencia.

La motivación de Karanja, reconocida el año pasado por Forbes como una de sus 30 under 30 en la categoría de emprendimiento social, es asegurarse de que los jóvenes que desde hace cinco años entran en los programas de Maydm saben que el sector tecnológico no tiene porqué ser un antro lúgubre lleno de gente que no le representa y cuyas relaciones no les incluyen. “Si no sabes qué aspecto tiene, vas a guiarte por lo que has visto en la tele. Y lo que vemos en la tele son espacios tecnológicos creados para el progreso de hombres blancos y con una fuerte cultura de machotes -bro culture-”, insiste.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!