“Es importante que el niño interrogue a sus abuelos para entender cómo era el mundo antes de Internet” | Tendencias

Linda Liukas (Helsinki, 34 años) entendió muy pronto que el ordenador podía ser cualquier cosa, que se podía jugar con él, aprender de él, en definitiva, experimentar con él. Y eso mismo es lo que quiere enseñar a los niños. Es programadora informática, escritora infantil y profesora de programación no ve la tecnología como algo dañino para los alumnos, sino como un elemento que les puede ayudar y desarrollar su creatividad y experiencia.

Este mes, sus ideas han cruzado las fronteras españolas. Junto con la Fundación La Caixa, la programadora ha llevado a cabo un proyecto que se resume en unos 30 videos de un minuto para promover el uso de la tecnología en la escuela y romper con los prejuicios. “Es para que los profesores vean lo que se puede hacer y enseñar con un ordenador. Pronto el dispositivo sustituirá el lápiz y tenemos que preparar a los profesores para eso. ¿Cuál es el futuro de las asignaturas con un ordenador?”, pregunta con una sonrisa de oreja a oreja por videollamada. “Debemos entender bien en qué somos mejores y en qué lo son las máquinas”, propone.

Bueno, lo primero que hay que saber es que los adultos, los que no han nacido metidos de pleno en la tecnología, se equivocan y no ven que el videojuego es un lugar social donde los niños tienen experiencias tan profundas como las podrían tener fuera. En Fortnite habla con sus amigos, construye y crea cosas como lo haría en un bosque. Luego, una vez se entienda eso, les toca a los padres demostrar al niño que todo lo que pasa en el mundo digital, también existe fuera de cierta forma. Que todas las experiencias las puede tener también en la vida real y empujarlo hacia ese bosque.

Pues mira, le voy a dar una de las mejores respuestas que he me han dado. A una niña de apenas nueve años, que ahora debe ser una adolescente, le pedí que me definiera la tecnología. “La tecnología es la electricidad que me encanta, que uso para jugar, para hablar con mi mamá y que la gente usa”, me contestó. En realidad, es una respuesta básica y acertada que dice que es nuestra imaginación la que crea la tecnología que queremos en nuestro mundo. Si escucháramos más a los niños tendríamos un mundo digital mucho más hermoso y divertido

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!