Érase un pene superlativo

Me puso muy contento que la televisión danesa estrenase esta semana una serie de stop motion para niños de cuatro a ocho años sobre un señor con un pene gigante con el que sufre toda clase de líos y disparates. Aunque no entendí nada, porque tengo el danés muy oxidado, me reí con sus gags. John Dillermand (algo así como Juan Súperpilila) usa su apéndice como los gadgetobrazos del Inspector Gadget. En realidad, es una especie de serpentina a rayas blancas y rojas, del mismo color que el bañador que lleva puesto, pues Dillermand es un patán que va vestido como un bañista de la Belle Époque y lleva un peinado y un bigote de hace cien años, lo que subraya su caricatura. Me recuerda mucho a los collages animados del Flying Circus de los Monty Python.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!