Endivias con miel picante, nueces y queso Idiazábal

La endivia, o endibia, es una planta herbácea que pertenece a la familia de las Asteraceae, donde también encontramos otras como la lechuga, la escarola o la achicoria. Su sabor es amargo -más intenso en el tronco que en las hojas- y muy característico. Las endivias se pueden comer crudas en ensalada, braseadas, cortadas y salteadas, en una crema o en recetas tan clásicas como las hojas de envidia con roquefort o las tradicionales chicons au gratin belgas.

En esta receta el amargor de la endivia se complementa muy bien con la miel dulce y picante, las nueces y su toque crocante, y el queso Idiazábal intenso y fragante. Para hacer la miel picante se puede recurrir a distintos métodos, pero no tiene más misterio que mezclar tu miel favorita con algún producto que pique. En mi caso, mezclé 20 gramos de miel de la Alcarria con una pimienta puta de la madre de Tenerife -¿podemos hacer una petición en change.org para cambiar este nombre espantoso?-, seca y cortada en trocitos. Lo metí en un bote de cristal con tapa y no lo toqué durante tres días.

A la hora de utilizarlo, retiré los trocitos de pimienta. ¿Tienes que usar esos ingredientes? No, repito, puedes usar la miel que quieras y el picante que te guste. Incluso podrías hacer una versión exprés utilizando unas gotitas de sriracha, tabasco o similar, sin necesidad de dejarla macerar con antelación. Este es un plato que funciona bien como entrante y como parte de un principal; puedes servirlas con un poco de arroz integral y pescado o un huevo y tendrás una comida completa.

Dificultad

Saber que endibia también se puede escribir con v.

Ingredientes

Para 4 personas

Preparación

  1. Mezclar bien en un bol 20 g de miel picante con el aceite de oliva virgen extra y el vinagre de manzana. Reservar.

  2. Lavar las endivias y cortarlas por la mitad longitudinalmente.

  3. Pincelar la cara interna de las endivias con la mezcla anterior y salpimentarlas.

  4. Calentar una plancha o sartén, preferiblemente antiadherente, a fuego medio-alto.

  5. Una vez esté caliente, añadir la mantequilla y una cucharada de aceite de oliva. Si no se quiere usar mantequilla, utilizar solamente aceite.

  6. Colocar las endivias con la cara interna hacia abajo y darles la vuelta con cuidado para que no pierdan su forma transcurridos unos tres minutos. Deben estar doradas. Cocinar un par de minutos más por el otro lado.

  7. Servir con las nueces y la menta picadas y el queso Idiazábal en trocitos o lascas. Para un extra de sabor, tostar previamente las nueces. Terminar con pimienta negra recién molida y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!