Elogio de una CDU moderada

La Unión Democrática Cristiana (CDU) eligió ayer al moderado y centrista Armin Laschet como presidente del partido. El actual primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, un demócrata cristiano típico, católico y orientado al consenso, sucederá a Angela Merkel, la figura política europea más relevante del siglo XXI. Con la decisión de optar por un conservador centrista y por quien se ha postulado como el sucesor natural de la canciller, el partido más poderoso de Alemania y la fuerza conservadora más importante de Europa rechaza entrar en experimentos y se decanta, aunque de forma inquietantemente ajustada, por una línea continuista, alejando a su vez los temores que suscitaba una posible victoria de Friedrich Merz. Este veterano de la derecha del partido, poco europeísta, favorable a las antiguas recetas austericidas y perteneciente al ala más radical de su formación en temas como la inmigración, habría supuesto un verdadero giro hacia una línea más dura. Durante los 16 años en el poder, Merkel convirtió a Alemania en el ancla de Europa, dotándola de estabilidad desde una plataforma política de moderación, por lo que un candidato del perfil de Merz habría abierto un periodo de incertidumbre para la dirección de la Unión Europea durante los próximos años. Esto, de momento, parece salvarse con la elección de Laschet.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!