Elecciones en Bolivia: un informe del Frente de Todos se opone a las denuncias de la OEA

El trabajo fue elaborado por los veedores que envío Alberto Fernández a La Paz Fuente: Archivo

En una medida de respaldo a Evo Morales y distanciamiento de los Estados Unidos, el Frente de Todos elaboró un contradocumento que replicó las conclusiones de la OEA que señalaron irregularidades en las elecciones de Bolivia.

El documento difundido por los equipos de Alberto Fernández fue elaborado por Gerónimo Ustarroz, primo y hermano de crianza de Wado de Pedro y abogado kirchnerista de Unión Ciudadana, y Santiago Eguren, también apoderado de esa agrupación,

Ambos fueron convocados a La Paz por la secretaría general de la OEA y estuvieron allí entre el 4 y el 11 de noviembre. Acudieron porque Alberto Fernández había hablado antes de los comicios con Luis Almagro, secretario general del organismo internacional, para enviar veedores a la elección presidencial boliviana,

Al regresar al país, elaboraron un trabajo para Fernández que defiende las posturas de Evo Morales y rechaza al informe de la OEA.

La organización había concluido que existieron irregularidades en la elección presidencial y había pedido convocar a nuevos comicios.

Evo Morales tomó nota de las conclusiones y, cada vez con menos apoyo político, llamó nuevamente a elecciones, pero el ejército le sugirió que renunciara.

El proceso terminó por llevar a Morales a denunciar un golpe de Estado y exiliarse en México.

Alberto Fernández colaboró con las gestiones para facilitar el asilo de Morales, dialogó con presidentes de la región y sus cancilleres y se mostró como una especie de protector internacional del líder boliviano en el exilio.

En el informe, los dos veedores del Frente de Todos en Bolivia cuestionaron la auditoría de la OEA.

En ese sentido, los enviados del peronismo argumentaron que les fue imposible acceder a la totalidad de las tareas de campo en los tribunales electorales departamentales.

También dijeron que no pudieron estar en los nueve departamentos del país observando la elección. «Claramente, no se concretó el objetivo inicial de la auditoría», afirma el texto que lleva la firma de Ustarroz y Eguren.

Señalaron que no pudieron acceder al contenido de informes técnicos sobre la custodia de las urnas y boletas, sistemas informáticos e informes técnicos y de tendencias.

Dice el trabajo que «no se requirieron las actas con supuestas irregularidades a todas las fuerzas políticas», lo que «hubiera permitido llegar a una conclusión con mayor grado de veracidad, teniendo en cuenta la gravedad de la situación institucional».

«Ante los requerimientos de información recolectada y sobre el estado de la auditoría, las respuestas fueron siempre verbales y orientativas, sin efectuarse entrega de ningún informe que aclarara las objeciones o presenten evidencias de presuntas irregularidades», sostuvieron.

Los dos enviados argentinos señalaron que la previsión era hacer un informe entre el sábado y el lunes para ser entregado el martes o miércoles siguientes. Sin embargo, denunciaron que el sábado posterior al comicio el responsable de la misión les expuso verbalmente «las bases argumentativas de los respectivos informes».

Sostuvieron que esas afirmaciones no tenían fundamento y señalaron los argentinos que esas apreciaciones implican una « falta de objetividad de la OEA«.

Tras criticar por «politizado» el proceso de observación electoral, el domingo a las 2 de la madrugada les dijeron -según afirman- que se iba a difundir un informe preliminar. A las pocas horas, Evo Morales llamó a nuevas elecciones.

Estas objeciones de los argentinos contrastan con las conclusiones de la OEA, que descubrió «fallas graves de seguridad» y una «clara manipulación» en el sistema informático a través del cual se transmitió el conteo de votos, tanto para los resultados preliminares como para los cómputos finales.

El documento sintoniza con la postura de Fernández en apoyo a Morales y descalifica el informe de la OEA, lo que no solo significa enfrentarse con la comunidad internacional que criticó las irregularidades de las elecciones, sospechadas de fraudulentas, sino también con los Estados Unidos, cuyo gobierno respaldó la salida de Evo Morales del poder.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!