El triunfo del huérfano de La Bombonera

Cuando su carrera amenazaba con despegar definitivamente, Dar√≠o Benedetto conoci√≥ la cara m√°s amarga del deporte. En octubre de 2017, el hoy delantero de Boca Juniors se hab√≠a hecho un hueco en la vol√°til delantera de Argentina, con la que jug√≥ como titular los dos partidos decisivos para sacar el billete al Mundial de Rusia, ante Per√ļ (0-0) y Ecuador (1-3). El 19 de noviembre, en un encuentro liguero ante Racing disputado en La Bombonera, Benedetto se rompi√≥ el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Nueve meses de recuperaci√≥n y la oportunidad perdida de vestir la albiceleste en una Copa del Mundo que no supusieron m√°s que un rasgu√Īo sobre una cicatriz gran√≠tica.

Quince a√Īos antes, Benedetto comenzaba a tomar el pulso al f√ļtbol en la delantera de Independiente. Fue en Berazategui, el lugar que le vio nacer, donde con doce a√Īos disput√≥ la final que marcar√≠a el devenir de sus d√≠as. Su madre, que como acostumbraba hab√≠a ido a animarlo, falleci√≥ tras sufrir una parada cardiorrespiratoria en mitad del partido. El golpe alej√≥ a Dar√≠o de la pelota, como si chutarla le llevara de vuelta al dolor. Freud retrat√≥ al ser humano como un animal de instintos, donde el amor no es m√°s que un anticipo del sufrimiento. Benedetto se rebel√≥ contra Freud y contra todos: se tatu√≥ el escudo de Boca en el vientre y diluy√≥ sus penas en la irracionalidad de La Doce, el sector m√°s radical de la afici√≥n xeneize.

La dejadez que Benedetto mostraba en los estudios enturbiaba su futuro. Su tiempo libre, más allá de Boca, lo pasaba pegado a los timbales. Los tocaba en un grupo de cumbia que había formado uno de sus tres hermanos, con el que llegó a salir varias veces en televisión. Su padre, un laborioso capataz de obra, lo puso a trabajar a su sombra.

Hab√≠an pasado cuatro a√Īos desde el fallecimiento de su madre cuando se encontr√≥ con una prueba en el Arsenal de Sarand√≠. Quiz√° por el empe√Īo que ella siempre hab√≠a mostrado en que se centrase en el f√ļtbol, o puede que simplemente por el hartazgo de levantarse d√≠a tras d√≠a antes de que lo hiciese el sol para ir a cargar cemento y ladrillos, Benedetto prob√≥ suerte. Pese a que estaba escu√°lido -ya en la cantera del Arsenal no fueron pocos los d√≠as que iba a entrenar sin haber comido nada despu√©s de una jornada de trabajo en la obra-, la potencia de sus tiros y un √≠mpetu para cabecear centros que rozaba la imprudencia convencieron a los t√©cnicos.

Conforme fue viendo pr√≥xima la posibilidad de debutar con el primer equipo, su padre se convenci√≥ de que merec√≠a la pena alentarlo. Su cuerpo gan√≥ kilos de m√ļsculo que reforzaron su perfil, un delantero poderoso, de juego de espaldas e intimidaci√≥n en el √°rea. Debut√≥ en Primera en 2008. Sali√≥ cedido a Defensa y Justicia y Gimnasia Jujuy y, en 2013, se fue a M√©xico, primero al Tijuana y 18 meses m√°s tarde al Am√©rica, que pag√≥ 8 millones por √©l.

En 2016, lleg√≥ Boca. El club porte√Īo ofrec√≠a cuatro millones; Am√©rica ped√≠a cinco. El mill√≥n de la discordia sali√≥ del bolsillo de Benedetto, que encontraba el camino de vuelta al lugar donde hab√≠a aprendido a olvidar.

Tres goles en dos ratos

El pasado 25 de octubre, Boca jugaba la ida de las semifinales de la Copa Libertadores ante Palmeiras. A Benedetto le bast√≥ jugar los √ļltimos trece minutos para anotar dos goles. En la vuelta, una semana despu√©s, con 62 minutos jugados y Palmeiras amenazante tras ponerse 2-1, Benedetto entr√≥ al campo. Ocho minutos despu√©s, mat√≥ la eliminatoria con un derechazo.

Erigido ya como √≠dolo de la hinchada xeneize, comparado incluso con el mito Palermo, su titularidad en la ida de la final de la Libertadores, el Supercl√°sico de este s√°bado en el que espera River Plate, seguramente sea lo de menos. Hab√≠a sido en M√©xico, lejos del latir de La Bombonera, donde impelido por el √ļnico amor que le ayud√≥ a sostener su vida en pie decidi√≥ marcar su piel con el escudo y el lema que dan sentido a todo: ¬ęEsto es Boca¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *