El terrorista australiano se radicalizó en Europa

El australiano de 28 años Brentan Tarrant, autor material de la matanza ayer de 49 personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda, se radicalizó durante un viaje por España, Portugal y Francia en 2017, según se desprende del «manifiesto» de 74 páginas que publicó en las redes sociales poco antes de perpetrar la masacre. El texto, que abunda en lugares comunes de la terminología supremacista y de la extrema derecha radical -como el «genocidio de los blancos» o «la protección de la herencia y de la cultura»- ha despertado tanto la perpejlidad de los servicios de inteligencia europeos como su «interés» por saber qué contactos estableció Tarrant en el Viejo Continente. Junto al presunto autor de la matanza, la Policía neozelandesa detuvo ayer a otras dos personas por posible complicidad.

Rompiendo en mil pedazos la tranquilidad de Nueva Zelanda, el ataque coordinado contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch dejó además 48 heridos, de los que muchos están graves. Para hacer aún más espeluznante el salvaje atentado, Brenton Tarrant difundió en directo el ataque a través de Facebook Live. Ataviado con un traje negro y armado con fusiles automáticos, llegó con su coche a una de las mezquitas y disparó como si fuera un videojuego contra todo lo que se movía en el templo, que a esa hora estaba lleno para el rezo del viernes, el más importante para la religión musulmana. Se calcula que en una de las mezquitas había entre 300 y 500 personas, incluidos varios jugadores del equipo de criquet de Bangladés, que hoy tenía previsto disputar un encuentro contra del de Nueva Zelanda y milagrosamente resultó ileso.

Tal y como se aprecia en las imágenes, el atacante llevaba escritos en las armas numerosos nombres que parecen hacer referencia a luchas contra los musulmanes a lo largo de la Historia. Además de la mezquita de Al Noor, el otro edificio atacado fue el Centro Islámico Lindwood.

El jefe de la Policía neozelandesa, Mike Bush, anunció la detención de una mujer y tres hombres, entre ellos Brenton Tarrant, que hoy pasará a disposición judicial acusado de múltiple asesinato. Uno de los detenidos fue liberado a última hora de ayer.

El «manifiesto»

Para hacer el mayor daño posible, habían colocado además varios artefactos explosivos en sus vehículos, que la Policía consiguió desactivar. Ante la alarma generada, el Gobierno decretó el estado de máxima alerta.

Loading...

Situada en la isla sur de Nueva Zelanda, los únicos titulares que había acaparado Christchurch en los últimos años se debían a los terremotos que sufrió entre 2010 y 2012, destacando uno que dejó 185 muertos el 22 de febrero de 2011. Desde Australia, el primer ministro Scott Morrison se solidarizó con sus vecinos: «Estamos horrorizados, consternados, indignados y condenamos este ataque cometido hoy por un terrorista, un violento extremista de derechas».

Según reconoce el asesino en su «manifiesto», Nueva Zelanda «no era mi primera elección» para llevar a cabo lo que él mismo califica de «ataque terrorista», aunque finalmente pensó que esa era la mejor opción para sus fines. Por otra parte, el objetivo de llevar a cabo una matanza entre musulmanes se debería más a razones racistas y propiamente supremacistas, que a un rechazo ideológico hacia la religión del islam. Los musulmanes «tienen una tasa de fertilidad particularmente elevada», afirma el asesino psicópata en su texto, por lo que son los principales enemigos a batir para evitar lo que denomina «El gran reemplazo», concepto que da título a su manifiesto en las redes.

Precisamente «El gran reemplazo» es una obra de cabecera de la extrema derecha europea, de la que es autor el francés Renaud Camus, de 72 años, al que el asesino cita entre decenas de otros nombres, vivos o protagonistas de hazañas épicas del pasado.

La tesis de Camus afirma, en suma, que los pueblos europeos acabarán siendo desbordados y desaparecerán en beneficio de los pueblos no europeos inmigrantes. En unas declaraciones a France Presse, el ensayista francés se mostró profundamente irritado por «el plagio del título de mi libro» y la interpretación «demencial» hecha por el terrorista australiano. «Soy pacifista, en ningún momento he defendido el uso de la violencia», señaló enfáticamente Camus.

Perplejidad

¿Cómo financió el terrorista australiano, que no duda en calificarse de «fascista» y «racista», su acción y su viaje por España, Portugal y Francia en 2017? ¿Con qué personas y organizaciones tuvo contactos? Las preguntas circulan ahora entre los servicios de inteligencia de Oceanía y Europa, para tratar de tirar del hilo de una posible trama más compleja. Tarrant podría ser un «lobo solitario», un demente asesino perdido en su insania, pero sus referencias a ideólogos supremacistas y a otros terroristas vivos siembran dudas. El terrorista australiano cita, entre otros, al noruego Anders Breivik -que asesinó a 77 jóvenes socialistas-, al norteamericano Dylan Roof -que atacó una iglesia frecuentada por negros en EE.UU. en 2015- y al neonazi español Josué Estébanez, que cumple condena por asesinato.

Según el psicópata, estaba en Europa en abril de 2017 -probablemente en España o en Portugal- cuando un terrorista islámico atropelló y mató en Estocolmo a cinco personas, entre ellos una niña, «hecho que me conmocionó». Pero, según su manifiesto, el momento clave de su decisión de matar musulmanes se produjo al término de su gira europea «como turista», cuando visitó pequeñas ciudades francesas y advirtió que «los invasores ya estaban allí».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *