El talento ni se pesa ni se mide

¿De verdad creemos? La fascinación por el impacto modifica las perspectivas y singulariza el éxito. Creemos que los dos goleadores seriales que esta semana pasaron por España para sembrar el caos de norte a sur, son los únicos culpables de nuestras desgracias actuales y marcarán la pauta en los próximos años. Fueron ellos, pero también el PSG y el Borussia Dortmund como equipos, los que dejaron el ambiente lleno de preguntas inquietantes: ¿de verdad los grandes de España quieren una Superliga europea? Y de preguntas preocupantes: ¿de verdad creemos que LaLiga es el mejor campeonato del mundo? Y de preguntas desafiantes: ¿de verdad creemos que el poder competitivo se resuelve solamente comprando un crack mundial? Y de preguntas insensatas: ¿de verdad creemos que las potencias felinas de Mbappé y Haaland, que hicieron detonar sus voraces talentos en Barcelona y Sevilla, van a hacer del fútbol una cuestión puramente física?

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!