El suegro de Messi es condenado por maltratar a una exempleada

Hasta la fecha había logrado mantener un perfil más bien discreto, pese a su condición de suegro de Lionel Messi (31 años). Pero esta semana, el nombre del padre de Antonela Roccuzzo (30) ha copado la primera plana de los periódicos argentinos por un desafortunado episodio de legal. El empresario rosarino Pascual José Roccuzzo fue acusado de maltrato por una extrabajadora de un supermercado de su propiedad. Tras una sentencia judicial, tendrá que pagar a la víctima dos millones de pesos argentinos -48.800 euros- en concepto de indemnización.

La empleada, que durante más de 20 años trabajó en un supermercado de la cadena Único, cuyo dueño es el padre de Antonela, presentó una demanda en 2014 en la que acusaba al suegro del delantero del Barcelona de haberla hostigado reiteradamente para conseguir que renunciara a su empleo. La resolución de la jueza laboral Susana Perkins, que se dio a conocer días atrás, le da la razón y obliga a Pascual José Roccuzzo a compensarla económicamente.

En los medios locales, el abogado del padre de Antonela, Daniel Botello, ha acusado a la demandante de haberse «fundado en el parentesco de uno de los titulares de la firma con Lionel Messi» y de aprovechar «esta situación para darle imagen pública a esta cuestión». Por ello, apelará la decisión de la jueza Perkins.

Un tipo discreto

Pese a que José Rocuzzo hasta ahora no despertaba el interés de los medios de comunicación andinos, en la ciudad de Rosario -de donde «Leo» y «Anto» son oriundos-, el empresario es más que conocido. De mano hábil para los negocios, logró levantar una cadena de supermercados en la ciudad, partiendo de un humilde almacén familiar.

La tienda heredada de su madre, la abuela de Antonela, era apenas una pequeña despensa ubicada sobre el bulevard Rondeau rosarino. Con el tiempo se fue transformando en la sucursal de una de las principales cadenas de supermercados de la región, que en la actualidad cuenta con total de siete establecimientos.

Al igual que su hija Antonela, Pascual José Rocuzzo es tan esquivo ante los medios que nunca se le ha oído hablar en público. Sin embargo, es sabido que a ambos les une un fuerte vínculo. El año pasado, él fue quien llevó a su hija al altar en su espectacular boda con Leo Messi.

Casado desde hace más de 30 años Patricia Blanco, con quien tiene tres hijas -Antonela es la mediana-, Rocuzzo es un entregado seguidor del Newell’s Old Boys, el equipo de fútbol de la localidad de Rosario, y le gusta jugar al tenis. Pero, si hay algo que caracteriza al suegro de «La Pulga» es su absoluta discreción y sus austeros hábitos: a pesar de que no le falta dinero, lleva muchos años circulando por las calles de su ciudad natal con el mismo y viejo automóvil.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *