El silencio de Héctor García Miranda

Héctor García Miranda (Buenos Aires, 1930-París, 2018) pertenece a un amplio grupo de creadores latinos que, a mediados del pasado siglo XX, culminaron la búsqueda de la modernidad fuera de sus territorios. A su llegada a París en 1959, e interesado en las formas de la abstracción geométrica, se vinculó con Julio Le Parc, François Morellet, Jean-Pierre Yvaral, Francisco Sobrino y Horacio García Rossi. Junto a ellos fundará en 1960 el grupo GRAV, siglas de Groupe de Recherche d’Art Visuel. Su objetivo: trabajar juntos para lograr experiencias visuales que excluyeran lo emocional y se situaran en el estricto plano de la percepción fisiológica.

Tanto en sus exposiciones como en sus «happenings», el grupo intentó salvar la distancia entre el arte y el público a través de la luz, el movimiento y el espacio. García Miranda rompió con GRAV en 1966, dos años antes de su disolución definitiva. Una anticipación que ha provocado cierta invisibilidad de su figura.

La actual cita en la galería José de la Mano reivindica su aportación con una escueta selección de obras, datadas entre 1959 y 1966, que revelan su etapa geométrica más intensa. En ellas, la composición siempre está apoyada en la reincidencia de los mismos elementos lineales y en una exquisita sensibilidad cromática. Un trabajo cuya vigencia reside en su afán por cuestionar la pintura como objeto estable, y en su capacidad para seguir generando en el espectador múltiples respuestas perceptivas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *