El rompecabezas boliviano

Suponiendo que se desarrollen sin trampas ni batallas campales, las elecciones presidenciales de Bolivia no solucionarán sus grandes problemas, ni la hostilidad entre los acaudalados clanes cruceños y los sindicatos indigenistas, pero son imprescindibles para abordar una crisis socioeconómica y sanitaria que acentúa las desigualdades y obligará a consensos para impedir nuevos estallidos de violencia. Con la pandemia han aflorado los obstáculos estructurales del país andino, cuya estabilidad depende de una democracia que no sea coartada de totalitarismos y conjugue el respeto a la autodeterminación de los pueblos originarios con sus obligaciones en un Estado de derecho.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!