El Rey reivindica la ┬źplena vigencia┬╗ de los valores de la Carta Magna

El Rey dirigi├│ ayer uno de los discursos m├ís largos y pedag├│gicos de su vida para reivindicar la ┬źplena vigencia┬╗ de los valores de la Constituci├│n en su 40 aniversario. Unos valores que ┬źno podemos olvidarlos ni desvirtuarlos, sino reivindicarlos hoy con toda legitimidad porque -advirti├│- son la base del consenso pol├ştico y social que resuelve las diferencias hist├│ricas entre los espa├▒oles y supera una Espa├▒a secularmente enfrentada y dividida┬╗.

Durante treinta minutos, Don Felipe defendi├│ ante las Cortes el marco legal ┬źque nos trajo la democracia y la libertad┬╗, y afirm├│ que ┬źla Constituci├│n es un mandato permanente de concordia entre los espa├▒oles┬╗. A├▒adi├│ que la Carta Magna ┬źes el alma viva de nuestra democracia, una democracia que no tiene vuelta atr├ís┬╗, y reiter├│ su compromiso con la Constituci├│n porque la Corona ┬źest├í ya indisolublemente unida a la democracia y a la libertad┬╗.

Para defender la Constituci├│n, el Rey recurri├│ a un llamativo sistema, que consisti├│ en utilizar testimonios textuales de los siete padres del texto, lo que alarg├│ su intervenci├│n y le rest├│ frescura, pero esas frases de pol├şticos con ideolog├şas muy diferentes le sirvieron tambi├ęn para desmontar algunas de las cr├şticas que recibe la Constituci├│n por parte de j├│venes pol├şticos que parecen ignorar c├│mo se gest├│. Algo que tambi├ęn percibe claramente la opini├│n p├║blica, ya que el 64,5 por ciento de los espa├▒oles consideran que los pol├şticos de la Transici├│n eran mejores que los de ahora, seg├║n la encuesta realizada por GAD3 para ABC con motivo del aniversario de la Constituci├│n.

Don Felipe junto a la Reina Letizia, ayer en el hemiciclo del Congreso
Don Felipe junto a la Reina Letizia, ayer en el hemiciclo del Congreso – EFE

Ayer fue la primera vez que Don Felipe intervino en el Congreso de los Diputados acompa├▒ado por toda la Familia Real, con la Reina, la Princesa de Asturias y la Infanta Sof├şa en la tribuna presidencial, y con Don Juan Carlos y Do├▒a Sof├şa en el centro del hemiciclo. Protocolo resolvi├│ el problema del dif├şcil encaje de dos Reyes en las Cortes creando una segunda presidencia donde habitualmente se encuentran los taqu├şgrafos.

Los aplausos de la Reina

Desde all├ş, sobre una tarima roja, Don Juan Carlos y Do├▒a Sof├şa siguieron la ceremonia, recibieron aplausos y aplaudieron emocionados a su hijo, acompa├▒ados por los tres padres vivos de la Constituci├│n y los cuatro expresidentes vivos de la democracia. Pero quien m├ís aplaudi├│ al Rey, cuando termin├│ su intervenci├│n, fue la Reina, hasta el punto de que Don Felipe lleg├│ a cogerla por la cintura para conducirla suavemente hacia la salida, despu├ęs de que se gritaran un par de ┬źvivas┬╗ al Rey y a Espa├▒a.

En el p├║blico estaban los diputados y senadores de esta legislatura y de la Constituyente, excepto los separatistas y nacionalistas, y muchos invitados. Y los miembros de Podemos, que hab├şan anunciado un ┬źshow┬╗ especial, al final siguieron la ceremonia respetuosamente y se limitaron a no aplaudir.

Don Felipe tom├│ la palabra despu├ęs de que lo hiciera la presidenta del Congreso, Ana Pastor, con un discurso tambi├ęn muy largo. Gracias a esta Constituci├│n y a su amparo, ┬źEspa├▒a vive hoy en democracia y en libertad┬╗, dijo el Rey y advirti├│ de que la de 1978 ┬źno es una Constituci├│n m├ís de nuestra historia┬╗. Record├│ que ├ęsta es la primera ┬źfruto del acuerdo y el entendimiento, y no de la imposici├│n┬╗, ┬źla primera que materializa la voluntad de integrar sin excluir┬╗, ┬źla primera que no divide a los espa├▒oles sino que los une┬╗, y habl├│ de ┬źuna Espa├▒a diferente, de una Espa├▒a nueva: de una nueva idea de Espa├▒a┬╗.

Tambi├ęn dirigi├│ un mensaje sutil pero claro a los separatistas, a quienes record├│ que ┬źnunca antes en nuestra historia se hab├şa dise├▒ado y construido una arquitectura territorial con tan profunda descentralizaci├│n del poder pol├ştico, y el reconocimiento y protecci├│n de nuestras lenguas, tradiciones, culturas e instituciones┬╗.

Don Felipe se vali├│ de unas palabras de Miquel Roca -┬źla Constituci├│n fue un pacto de coraje, y no de debilidad┬╗- para desmontar el mito de que las ┬źpersonas perseguidas por la dictadura┬╗ se vieron condicionadas por los poderes f├ícticos ┬źa los que hab├şan derrotado con su retorno a la libertad┬╗. Porque ┬źnadie pod├şa sentirse condicionado cuando se constru├şa un sistema democr├ítico en medio de un conflicto terrorista que causaba muertos┬╗ y porque ┬źlos nost├ílgicos se sintieron tan derrotados┬╗ que intentaron dar un golpe de Estado el 23 de febrero de 1981.

El mayor ├ęxito pol├ştico

El Rey retom├│ su discurso para afirmar que en 1978 ┬źEspa├▒a no dej├│ pasar el tren de la Historia┬╗ y ratific├│ una Constituci├│n que es ┬źla culminaci├│n de un proceso que supone el mayor ├ęxito pol├ştico de la Espa├▒a contempor├ínea┬╗. Un proceso del que ┬źtodos podemos sentirnos aut├ęnticamente orgullosos porque en el esp├şritu, en los valores y en los ideales que inspir├│ este periodo de nuestra historia se encuentra la mejor Espa├▒a┬╗. Y a├▒adi├│ que la Constituci├│n propici├│ ┬źel cambio pol├ştico, territorial, internacional, econ├│mico y social m├ís profundo y m├ís radical de su historia┬╗.

Seg├║n afirm├│, los espa├▒oles de aquella ├ępoca ┬źquisieron legar a las futuras generaciones una Espa├▒a reconciliada consigo misma en la que nunca tuvieran que volver a vivir el sufrimiento, el miedo o el rencor que ellos hab├şan padecido┬╗. Una Espa├▒a en la que ┬źel desprecio no volviese a dividir a los espa├▒oles, ni el odio venciera a la raz├│n┬╗.

Tambi├ęn destac├│ el Rey la voluntad de entenderse de aquellos espa├▒oles, y subray├│ el ┬źesp├şritu integrador┬╗ de la sociedad espa├▒ola, algo que ┬źno supone uniformidad, ni significa olvidar o suprimir la diversidad territorial, ni negar la pluralidad, sino asumir y reconocer a todas ellas en una realidad nacional com├║n en la que caben diferentes modos de pensar, de comprender y de sentir. Una Espa├▒a que es de todos, construida por todos, y sentida y compartida por todos┬╗.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *