El rey emérito presenta una declaración para regularizar su situación fiscal

Cuatro meses después de su marcha de España a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), el rey emérito, Juan Carlos I, ha presentado una declaración ante la Agencia Tributaria para regularizar su situación fiscal. El escrito, remitido a través de su abogado, Javier Sánchez-Junco, aún está siendo analizado por Hacienda, que debe responder en los próximos días si acepta la regularización o solicita aclaraciones y cuál es el importe a pagar.

Seguir leyendo

Regalos millonarios ocultos en bancos suizos y fundaciones

La pista del dinero que Juan Carlos I acumuló en el extranjero, bien a su nombre o a nombre de testaferros, conduce a varias fundaciones y algunos amigos millonarios. La primera pista se sitúa el 1 de octubre de 2003, cuando se constituye la Fundación Zagatka a nombre de Álvaro de Orleans, primo lejano del rey emérito, con un capital de 14 millones de euros. Juan Carlos I es el tercer beneficiario de la fundación; su hijo, el rey Felipe VI, el cuarto. Los fondos de Zagatka sirvieron para pagar, hasta 2018, vuelos privados del Rey por cerca de ocho millones. La fundación modificó en junio pasado su reglamento para eliminar como tercer y cuarto beneficiarios a Juan Carlos I y al rey Felipe. La segunda pista del dinero se encuentra en la fundación panameña Lucum, cuyo primer beneficiario es Juan Carlos I y el segundo, el rey Felipe. Lucum abrió cuenta en el banco suizo Mirabaud. El 8 de agosto de 2008, la cuenta ingresa 100 millones de dólares (65 millones de euros al cambio de entonces). La única documentación bancaria que certifica este ingreso señala que se trata de un regalo del rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, a Juan Carlos I. En junio de 2012, esa cuenta se vació por una donación de todos los fondos que el rey emérito hizo a su examante Corinna Larsen. Arturo Fasana, gestor suizo que administraba el patrimonio del rey, relata cómo en 2010 se presentó en su casa Juan Carlos I con una maleta que contenía 1,9 millones de euros, supuesto regalo del rey de Bahréin Hamad bin Isa al Jalifa. El rey emérito tiene tres investigaciones abiertas en la Fiscalía del Supremo. La primera, por el supuesto cobro de comisiones ilegales en las obras del AVE a la Meca adjudicadas por 6.500 millones a un consorcio español. La segunda, por la disposición de dinero de un empresario mexicano por parte del rey emérito. La tercera intenta aclarar si Juan Carlos I posee sociedades en el paraíso fiscal de Jersey con fondos millonarios.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!