El Rey, alcalde de La Habana

Enviada especial a La Habana Guardar

Tras asistir anoche a una gala de danza en el Teatro Nacional y a la cena que el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, les ofreció en el Consejo de Estado, los Reyes han empezado su segunda jornada en La Habana con una visita oficial a la ciudad colonial. Don Felipe paseó por el centro histórico con el bastón de mando de la ciudad, que recibió nada más bajarse del coche como gesto de respeto y de hospitalidad. El Rey también ha sido distinguido con la Giraldilla, la máxima condecoración que concede La Habana y que le ha entregado Reinaldo García Zapata, la mayor autoridad muncipal.

Se trata de una figura de bronce que recuerda la historia de amor de una mujer, Isabel de Bobadilla, que esperó en vano el regreso de su marido, el gobernador Hernando de Soto, que murió en el Mississippi en 1540. Un artista cubano inmortalizó en una escultura a la mujer asomada en el balcón y el parecido de esta figura con la Giraldilla de Sevilla llevó a un gobernador de Cuba a bautizarla con el mismo nombre en el siglo XVII.

En una mañana de fuerte calor, Don Felipe lució una guayabera blanca y Doña Letizia un vestido del mismo color. Los Reyes empezaron su visita en el Templete que simboliza la fundación de la ciudad de La Habana por los españoles el 16 de noviembre de 1519. Allí les esperaba el historiador de la ciudad, Eusebio Leal, que acaba de recibir la Gran Cruz de Carlos III y les acompañó en el recorrido.

Los Reyes cruzaron la plaza de Armas, convertida en un jardín, y se dirigieron a la Capitanía General, desde donde España dirigió durante algo más de un siglo el destino de su última provincia en ultramar. En la fachada de este edificio los Reyes entregaron un valioso regalo a la ciudad para conmemorar el 500 aniversario de la fundación: un repostero con el escudo de La Habana encargado para la ocasión a la Real Fábrica de Tapices. El repostero estaba enrollado en el balcón y cuando llegaron los Reyes se desenrolló y lució sobre la fachada. Este repostero constituye uno de los regalos más valiosos que ha concedido la Corona en los tiempos recientes y Don Felipe y Doña Letizia lo llevaron a La Habana en el avión que les trasladó.

Los Reyes ofrecerán esta tarde una recepción a los españoles residentes en Cuba. A la recepción, que se celebrará en el Teatro Alicia Alonso, está previsto que asistan unos 1.200 españoles. Después, Don Felipe mantendrá un almuerzo de trabajo en la nueva residencia del embajador de España con algo más de veinte empresarios afincados en Cuba, al que asistirán también los presidentes de la CEOE, Antonio Garamendi, y de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet.

Esta tarde los Reyes tienen previsto recibir a representantes de la sociedad civil cubana y por la noche ofrecerán la cena de devolución a las autoridades cubanas en el Palacio de los Capitanes Generales.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!