El republicano que ha ganado las elecciones después de muerto | Blog Mundo Global

La covid-19 no ha podido con las aspiraciones electorales de un candidato republicano al Congreso estatal de Dakota del Norte, pero sí con su vida. David Andahl murió a principios de octubre a los 55 años por culpa de la enfermedad contagiosa, que se sumó a dolencias anteriores. Concurría en las listas del partido rojo para representar al octavo distrito del remoto Estado norteño. Las elecciones presidenciales del martes, en las que también estaban en juego escaños de la Cámara estatal, se han saldado con uno para él.

El voto por correo que tanto protagonismo está teniendo en el recuento de las elecciones a la presidencia de EE UU también ha influido en que Andahl haya obtenido, tras morir, el segundo de los escaños en juego de su distrito, recoge The Washington Post. Muchos votantes optaron por Andahl antes de conocer su triste destino. 

A principios de año, Andahl le había ganado las primarias del Partido Republicano al congresista republicano Jeff Delzer. Llevaba 16 años trabajando en una comisión de planificación del condado de Burleigh, ocho de ellos como presidente. El candidato, ganadero y promotor de suelo, se asoció con otro candidato, David Nehring, que también ha logrado escaño, para obtener suficiente respaldo. También se arrogó el apoyo de los dos republicanos más influyentes de su zona, el gobernador del Estado, Doug Bourgum, y el senador Kevin Cramer, un aliado próximo a Trump. Cramer se deshizo en halagos al granjero. Dijo apoyarlo porque, en sus palabras, necesitaban «más republicanos de Trump en la legislatura estatal».

Pero el coronavirus se cruzó en el camino de Andahl. Murió el 5 de octubre tras pasar cuatro días ingresado en el hospital. Arrastraba varios problemas de salud, que su familia no ha desvelado al anunciar su muerte en Facebook. Según el mensaje subido a su cuenta, el candidato estaba «deseando disfrutar de la oportunidad de prestar servicio en la legislatura del Estado». Tan apasionado era de su tierra, que incluso se acuñó un apodo: «Dakota Dave». 

Ahora, el Partido Republicano del Estado tendrá que buscar un sustituto entre sus filas para el puesto que Andahl ha dejado vacante, antes de que se vuelva a votar. Así lo ha comentado el fiscal general de Dakota del Norte en un comunicado. El secretario de Estado de Dakota ha detallado la cuestión: «Los votos de los candidatos fallecidos o descalificados deben contarse como cualesquiera otros y si el candidato en cuestión ganase la elección, el resultado es que su puesto queda vacante».  

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!