«El régimen de Nicolás Maduro es una amenaza para América Latina»

El 9 de agosto de 2017, el Tribunal de Justicia venezolano destituyó e inhabilitó políticamente al alcalde caraqueño David Smolansky, además de emitir una orden de arresto y traslado a un centro de detención por permitir las protestas antigubernamentales en su municipio. Desde su exilio en Washington, Smolansky ha visitado cinco veces la frontera para constatar el éxodo masivo de sus compatriotas y, recientemente, la OEA lo designó coordinador del Grupo de Trabajo para abordar la crisis regional de migrantes.

¿Cuál es el objetivo de este Grupo de Trabajo?

El grupo fue creado por Luis Almagro hace varias semanas y tiene como objetivo elaborar un informe que relate las razones por las cuales millones de venezolanos han huido del país, mapear donde están y cuántos son y dar recomendaciones a los países receptores para que apliquen políticas lo más uniformes posibles.

¿Cuándo podrían presentarlo?

Queremos intentar publicarlo a finales de este año.

¿Cómo va el mapeo?

En Colombia, Perú, Ecuador y Brasil hay más de 1.800.000 venezolanos. En Argentina, Chile y Uruguay hay otro millón más de ciudadanos. Los otros lugares que llaman nuestra atención son Trinidad y Tobago, Bonaire, Aruba y Curazao, en esta última isla el 10% de la población es venezolana.

¿Cuáles son las necesidades mas inmediatas de los emigrantes?

Nosotros queremos gestionar recursos para su alimentación, atención médica, educación, infraestructura, capacitación, vestimenta, atención jurídica y en ocupar el ocio de los niños menores de edad.

¿Se está incrementando la xenofobia en la región por el éxodo masivo?

Sí, totalmente. Por eso queremos que los gobiernos locales promuevan campañas en contra de la xenofobia. Estas manifestaciones han sido localizadas y son minoritarias, pero no podemos permitir que crezcan. Nosotros estamos protagonizado el mayor éxodo que ha visto el hemisferio occidental, por lo que los países deben hacer el mayor esfuerzo por acogerlos.

Los gobiernos locales cercanos a la frontera han dicho que no hay más trabajo…

Pues hay que crear una red de emprendedores. Los gobiernos locales son los que tienen que absorber a los venezolanos para que puedan retribuir dinamizando sus economías.

Los países se están viendo comprometidos por el colapso de los servicios…

El Banco de Desarrollo en la ONU quiere aportar mil millones de dólares a la crisis migratoria. Alemania ha dicho que se gasta 7.000 dólares anuales en un refugiado sirio, nosotros calculamos 3.000 por cada venezolano. Ciertamente la región está desbordada. Según la ONU, 2.600.000 personas han abandonado el país eso supera a Somalia, Afganistán, Myanmar, solo Siria nos habría superado y lo increíble es que no hay una guerra civil.

¿Cómo se puede normalizar la situación?

La mejor solución para la crisis migratoria es que en Venezuela se restituya la democracia y el orden constitucional, así habrá incentivos para que vuelvan. Pero ahora el régimen de Maduro es una amenaza para la región.

¿Hay salida al Gobierno?

Hay que incrementar la presión internacional, las sanciones individuales a más funcionarios del régimen y limitar su desplazamiento por los países, también el de sus familiares que están viviendo en el exterior. Por otro lado, la Fuerza Armada, si los rangos medios y bajos logran articularse en un movimiento, los días de Maduro estarían contados.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *