El precedente de juego limpio que no quiso seguir Guardiola

El húngaro Viktor Kassai pitó el pasado miércoles, a favor del Manchester City, uno de los penaltis más surrealistas que se ha visto a lo largo de la historia de la Champions League, una decisión de la que se vio beneficiado el conjunto que entre Pep Guardiola. En la rueda de prensa posterior al encuentro, el técnico español se remontó al pasado para justificar que sus jugadores no indicaran al árbitro su error al decretar los once metros por una cómica caída de Sterling. «Al momento nos dimos cuenta de que no había sido penalti», admitió, pero recordó que, en las semifinales de la temporada pasada, Milner (Liverpool) tampoco le dijo a Mateu Lahoz que había tocado el balón en el gol que le anularon al City y que debió subir al marcador.

Una falta de deportividad que no tuvo en 2003 el seleccionador danés Morten Olsen en un partido ante Irán, correspondiente a la Carlsberg Cup disputado en Hong Kong. Entonces, el seleccionador de Dinamarca ordenó tirar fuera un penalti señalado por el árbitro después de que el defensa Jala Kameli cogiera la pelota con la mano dentro el área al escuchar un pitido que creyó nació del silbato del juez del duelo. El origen, sin embargo, estaba en la grada.

Antes de ejecutar el lanzamiento y consciente de lo sucedido, el mediocampista danés Morten Wieghorst se acercó a su seleccionador y habló con él unos segundos antes de dirigirse al punto de penalti. El jugador nórdico no intentó marcar porque ni buscó la portería al ejecutar un lanzamiento suave y desviado, una acción con la que se ganó el aplauso de los aficionados e incluso de los futbolistas rivales. Un gesto que cobró aún más relevancia porque Dinamarca acabó perdiendo aquel partido (1-0) y quedó eliminada de la competición.

Auqnue no fuera sobre el césped, aquel gesto no quedó sin premio. Morten Olsen y Morten Wieghorst recibieron auel año el premio Fair Play que otorga el Comite Olímpico Internacional.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *