El PP resta importancia a la desbandada del sorayismo

El PP conoció ayer el adiós de otro de los pesos pesados de los gobiernos de Mariano Rajoy. La exministra de Empleo Fátima Báñezconfirmó a los suyos que deja la política para volver al ámbito privado, después de 20 años de servicio público en primera línea. Báñez se va, pero antes de abrir esa nueva etapa en su vida prometió al líder de su partido, Pablo Casado, que se volcará al máximo en la campaña electoral para hacerle presidente del Gobierno. Y lo hará desde su tierra, en la provincia por la que ha sido diputada, Huelva.

Báñez confirmó a ABC su marcha: «Después de 20 años también se puede seguir trabajando por España no en la política, sino en la vida privada». La exministra explicó que tiene varias ofertas sobre la mesa, pero todavía no ha decidido cuál será su destino definitivo. Eso sí, se va con elogios al presidente de su partido, con el que mantiene «una buena relación personal».

La exministra siempre fue una de las personas de la máxima confianza de Soraya Sáenz de Santamaría, ya en el Gobierno y antes en la oposición. En las primarias del PP, Báñez acompañó siempre a la exvicepresidenta, hasta la derrota final frente a Casado. Pero con el abandono de su jefa de filas, Báñez no se arrinconó. Participó activamente en la campaña de las elecciones andaluzas, y acompañó en todo momento a Casado y al candidato, Juan Manuel Moreno, muy próximo también a Santamaría y hoy presidente de la Junta. En el Congreso, en los últimos meses ocupó la presidencia de la Comisión de Exteriores. Ahora es ella la que ha tomado la decisión de no seguir, una opción totalmente personal, según subraya.

Báñez se va de forma elegante, sin enviar un solo «recado» a nadie ni soltar ni medio reproche. Solo tiene palabras de agradecimiento para sus compañeros, en el PP andaluz y en el nacional, y muestras de apoyo para el presidente del PP en esta etapa que se abre: «El proyecto de Pablo Casado es el mío. Aquí no hay familias ni corrientes. Solo hay un proyecto, que es el del PP, y me voy a matar por él», asegura.

El adiós de Báñez se produce pocos días después de la despedida de otro exministro de Rajoy, su exportavozÍñigo Méndez de Vigo, quien también apoyó a Sáenz de Santamaría en las primarias. En su caso, empezará una nueva etapa con su vuelta al cuerpo de letrados de las Cortes, un puesto que ganó por oposición en 1981. No son los únicos que se van. Los hermanos Nadal ya comunicaron a Casado su intención de dejar la política: el exministro y el exdirigente pidieron destino en las oficinas comerciales de las embajadas de Reino Unido y Estados Unidos. La exvicepresidenta, a su vez, hizo público su fichaje por el despacho de abogados Cuatrecasas.

Loading...

¿Hay desbandada de «sorayistas»? Lo niegan dentro y fuera, entre otras razones porque el «sorayismo» no existe. «El sorayismo era imposible que sobreviviera a Soraya, y así está siendo. Era más marianismo que sorayismo. En todos los casos se trata de salidas personales, no políticas», comentan desde el antiguo equipo de Moncloa.

En ese núcleo duro del «marianismo» estaba también el que fuera su último jefe de gabinete, José Luis Ayllón, mano derecha de Santamaría en toda su trayectoria política. Fuentes próximas a Ayllón le sitúan como candidato al Parlamento Europeo. En esta última etapa en el Congreso ha sido vicepresidente de la Comisión mixta de la UE, y su perfil catalán (milita en el PP de Cataluña desde los 18 años), encajaría para afrontar el desafío independentista desde su vertiente europea.

En el «marianismo» es imprescindible la que fuera secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, quien de momento está sin una ocupación profesional. Ministros como Dolors Montserrat, Rafael Catalá o Isabel García Tejerina están en el equipo de Casado, a quien apoyaron en la segunda fase de las primarias, después de estar con Cospedal en la primera.

Desde el núcleo duro se atribuye el abandono de varios de sus ministros a que «han dado muchísimos años de trabajo y de entrega a España y a su partido y tienen derecho a dedicarse ahora a sus carreras profesionales y sus familias». «Todos siguen siendo del Partido Popular y ninguno se ha ido a otro partido», subrayan.

Los últimos en irse tienen en común su pasado muy próximo a Sáenz de Santamaría. ¿Coincidencia o algo más? Desde el entorno de Rajoy se quita importancia a ese hecho y ven «muy razonable» que den un paso en otra dirección. «Son jóvenes, han hecho todo en la política y tienen la oportunidad de rehacer su vida en otro ámbito».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *