El PP, expectante por ver la actitud de Cs tras su batacazo electoral en Madrid

El seísmo que sufrió ayer Ciudadanos en la circunscripción de Madrid –donde perdió casi once puntos y 480.000 votos– fue de tal magnitud, que los temblores llegaron hasta el PP. Estas dos fuerzas políticas están ligadas ahora, en el Ayuntamiento de la capital y en la Comunidad madrileña, en coaliciones de Gobierno, que pueden verse perturbadas por las réplicas del terremoto del 10-N. De la actitud que adopte a partir de ahora Ciudadanos, de la estrategia que siga a nivel nacional, puede depender que las relaciones de los ejecutivos bicolor en Madrid se estrechen o se tensen aún más. Desde el PP sí que veían claro anoche que aunque el descalabro de Ciudadanos no vaya a influir directamente en los gobiernos que comparten, sí puede provocar cambios de actitud de los socios de la presidenta Díaz Ayuso y el alcalde Martínez-Almeida. En qué sentido se produzcan estos cambios dependerá de las decisiones que tome la formación naranja a nivel nacional en cuanto a posicionamiento político futuro, explicaban. Si la estrategia gira hacia el PSOE, como parecían apuntar algunos primeros mensajes y los tuits de dirigentes locales, la tensión crecerá; si optan por acercarse al PP, podrían reducirse las tiranteces, que han sido públicas. El caso Avalmadrid Recuerdan que, si desde el inicio de la legislatura hubo ciertos resquemores, éstos llegaron al cénit cuando Ciudadanos decidió apoyar la comisión de investigación sobre Avalmadrid, que apunta directamente a la presidenta autonómica. «Evidenciar tan claramente la deslealtad es algo que la gente penaliza», señalan en el entorno del Gobierno de Sol. Creen que durante estos meses de cohabitación, el líder de Ciudadanos y vicepresidente, Ignacio Aguado, ha mantenido la tensión por «querer estar en el foco» al mismo nivel que la presidenta, «algo que no ocurre y que debe de haber sido frustrante». Ciudadanos ha luchado hasta ahora por mantener, en el Ejecutivo regional, su propio perfil, tanto en el tipo de nombramientos realizados –optando por profesionales más que por políticos– como en las propuestas y leyes que mueven en la Asamblea. Juntos, pero no revueltos, parecía decir su mensaje, especialmente cuando se trataba de abordar el espinoso asunto de Avalmadrid. Pero respecto a qué puede suponer la caída de votos en las generales en el día a día del Gobierno de Madrid, tenían claro ayer que mantendrían su posición como hasta ahora: «Aquí no se va a romper nada». La subida de Vox en la Comunidad ha sido tan fuerte que el PP siente su aliento cerca: se han quedado a apenas 250.000 votos de los populares. Unos buenos resultados que, sin duda, supondrán un rearme moral para un partido que en la Asamblea ya ha dado muestras de ser capaz de plantear una oposición muy seria frente al PP, pese a estar en el mismo bloque ideológico. Unidas Podemos ha perdido 150.000 votos, mientras Íñigo Errejón (Más País) ha obtenido 199.000, en lo que parece un trasvase. Este cosechó menos de la mitad de los votos que él mismo consiguió el 26-M. En el Senado, al cierre de esta edición, el PP había conseguido ganar el segundo senador, puesto que ocuparía el expresidente Pedro Rollán.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!