El PP acusa a Caballero de actuar como el «secretario de Sánchez»

«Insistir en la política de chantaje, en la político del bloqueo, con un objetivo político claro y desde nuestro punto de vista despreciable: asfixiar económicamente a las autonomías sin importarle en absoluto las consecuencias que pudiera tener en los servicios públicos». Es toda la «respuesta» que se ha recibido del Gobierno central, denunció ayer Miguel Tellado, a los esfuerzos denodados de la Xunta por lograr que sean transferidos los 700 millones de euros que se adeudan a la Comunidad. El secretario general de los populares gallegos aseguró no tener constancia mientras ofrecía una rueda de prensa en el Parlamento -minutos antes de las 13 horas- de que hubiera llegado contestación de Pedro Sánchez a la carta remitida por Alberto Núñez Feijóo para lograr una salida al atolladero provocado por el propio Gobierno en funciones.

Carta acompañada de una propuesta de Real Decreto-ley que tendría la llave para desbloquear la transferencia de fondos a las autonomías. A ojos del secretario general del PPdeG, Feijóo y su gabinete «hicieron el trabajo que no supo hacer» tanto Sánchez como su equipo. Ni siquiera así decide el Ejecutivo central dar el paso que le vienen demandando Galicia la primera, pero también la inmensa mayoría de autonomías. A pesar de haber generado una situación «urgente» y «sin precedentes», Sánchez «se niega» a reunir el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Mientras, subrayó Tellado, la Xunta, pese a las «dificultades y obstáculos que supone día a día y cada día» el bloqueo orquestado desde La Moncloa, sigue «prestando los servicios públicos», porque, a diferencia del Gobierno, no están en funciones.

Todo ello, bajo el silencio cómplice de Gonzalo Caballero, quien debutó en el Parlamento demostrando ser, según Tellado, el «secretario de Sánchez», al «demostrar» una vez más «una obediencia ciega» a su «jefe de filas», por encima de «los intereses de Galicia» y «las necesidades de los gallegos»; hasta «a lo mejor, incluso de sus propias opiniones personales». Sin embargo, el PPdeG considera que «no tiene capacidad alguna para enfrentarse» a su superior. «Tenía que elegir entre Galicia o Sánchez y eligió Sánchez».

Misma estrategia

Y es que el PSdeG sigue anclado en la estrategia de culpar al PP de que este dinero no se encuentre ya en las arcas de las autonomías. Es por ello que Caballero calificó la misiva enviada a Madrid por Feijóo como un nuevo episodio de la «telenovela», ya que, afirma el líder del socialismo gallego, esta historia «tiene muchos episodios» pero se sabe cómo va a acabar: a su juicio, con un Gobierno socialista que actualizará las entregas a cuenta.

Caballero siguió cargando las tintas en toda su intervención contra el PP, ya que responsabilizó al partido de que este dinero no haya llegado a las arcas de las comunidades autónomas: si se hubiese votado a favor de los presupuestos fallidos presentados por Pedro Sánchez y que desembocaron en el adelanto electoral, ese dinero ya estaría ingresado, argumentó. No solo eso, sino que se adelantó a los tiempos y afirmó que un hipotético Ejecutivo del PP con la ultraderecha provocaría «una reversión de competencias autonómicas que reduciría el nivel de autogobierno», aventuró ayer. Remató en la ya habitual retahíla de ejemplos gráficos con la que trufa sus comparecencias a la prensa afirmando que Feijóo «juega a hacer el papel político de bombero y de incendiario».

Loading...

Tuvo tiempo también de explicar que con esta petición el Gobierno gallego se limita a hacer «teatrillo político», y lo argumenta en que las últimas derrotas electorales dejaron a Feijóo tan «noqueado» que se dedica a dar bandazos, ya que ha «perdido el rumbo». Pidió también el secretario xeral socialista que Feijóo dé instrucciones a sus diputados en el Congreso para que faciliten la investidura de Sánchez y pueda desbloquearse el tema cuanto antes. Por otra parte, Caballero calificó la idea esgrimida por Feijóo de un pacto o coalición con el PP de « falsa, falaz, cínica y a la desesperada». Tampoco se quedó atrás calificando su «estrategia de confrontación», a su parecer, «cínica».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!