El pezón de Nuria Roca y otras imágenes que Instagram no quiere que veas

Instagram ha borrado una foto de Nuria Roca porque se veía la sombra de un pezón, cosa que no ha sentado nada bien a la presentadora.

La red social ha vuelto a publicar la foto la mañana del martes, un día después de haberla censurado. Según recogía Roca en su cuenta de Twitter, Instagram le había comunicado que su publicación incumplía «nuestras normas comunitarias”. Estas normas exigen que las fotos y vídeos “resulten apropiados para un público diverso”, lo cual incluye la posibilidad de retirar «algunas fotos de pezones femeninos».

Somos conscientes de que es posible que algunas personas quieran compartir imágenes de desnudos de carácter artístico o creativo; sin embargo, por diversos motivos, no permitimos que se publiquen desnudos en Instagram. Esta restricción se aplica a fotos, vídeos y determinado contenido digital que muestren actos sexuales, genitales y primeros planos de nalgas totalmente al descubierto. También se aplica a algunas fotos de pezones femeninos; sin embargo, sí se permiten fotos de cicatrices de mastectomías y de lactancia materna. También se aceptan desnudos en fotos de cuadros y esculturas.

Es normal que las redes intenten cuidar sus contenidos, pero también es habitual que los usuarios de estas redes no estén en absoluto satisfechos con decisiones que a menudo consideran arbitrarias, como le ha ocurrido también a Facebook con imagenes de pezones, lactancia e incluso obras de arte.

Se suben 70 millones de fotos a Instagram cada día y la red social confía en que la comunidad denuncie el contenido que creen que viola sus términos de uso. Estas denuncias se revisan por un equipo que decide si se elimina o no este contenido.

El caso de Nuria Roca no es el único episodio de censura con el que ha tenido que lidiar Instagram y por culpa del que finalmente se ha tenido que disculpar. Recogemos seis temas con los que la red social tiene problemas.

1. Los pezones. No sólo el de Roca: ya en mayo de 2014 se inició el movimiento #FreeTheNipple, que también llegaría a Facebook, después de que la actriz Scout Willis (hija de Demi Moore y de Bruce Willis) se hiciera fotos en topless en Nueva York e Instagram le censurara sus fotos. El hashtag fue creado por la directora de cine Lina Esco, quien también reunió a 20 hombres y mujeres que repartieron pegatinas con el hashtag en el parque Washington Square de Nueva York.

2. La regla. Instagram censuró en marzo una imagen de la artista Rupi Kaur en la que se le veía durmiendo con una mancha de sangre en el pantalón y otra en la cama. “Esta fotografía es parte de una serie publicada en mi web que tiene el objetivo de desmitificar la menstruación”, escribió entonces.

Cuando fue censurada, Kaur recordó a la red social que “vuestras páginas están llenas de imágenes de mujeres, muchas de ellas menores, cosificadas, sexualizadas con intenciones pornográficas y tratadas como algo menos que seres humanos”.

Instagram volvió a publicar la fotografía al día siguiente, disculpándose por su error: “Cuando eliminamos contenido que ha sido denunciado no siempre acertamos y en este caso nos equivocamos. En cuanto nos dimos cuenta, restauramos el contenido”.

3. El vello público. La fotógrafa Petra Collins se mostró indignada en Twitter en 2013 cuando vio que le habían censurado una foto en la que se veía algo de vello púbico sobresaliendo de un bikini.

Le pasó lo mismo a una agencia australiana, que incluso se quedó temporalmente sin su cuenta en junio de este año, aunque después recuperaría tanto la cuenta como la fotografía. Muchos compararon esta imagen con las fotos de Justin Bieber para Calvin Klein, que se publicaron sin problemas en Instagram y en las que también se veía vello sobresaliendo de la ropa interior.

4. Las tallas grandes. La música y videoblogger Meghan Tonjes publicó en mayo de 2014 una fotografía de su trasero (con ropa interior) que fue retirada por Instagram también por haber violado sus normas.

Tonjes publicó un vídeo en el que aseguraba que esto se debía a que no tenía un cuerpo canónico como el de otras modelos que publican fotografías en Instagram sin encontrarse con ningún problema.

Instagram se disculpó y Tonjes explicó que no culpaba a la red social. “Mi problema es con el sistema de denuncia. Reciben un correo electrónico porque alguien la marcó como no apropiada, así que piensan ‘oh, aquí pasa algo raro’. Y no hay forma de apelar ni ojos humanos que lo comprueben».

Samm Newman vivió una historia parecida en julio del año pasado. Esta estudiante de 19 años publicó una foto en ropa interior y vio cómo su Instagram borró su cuenta. Newman escribió que había subido la imagen (y otras similares) para reforzar su actitud positiva hacia su cuerpo. Instagram, una vez más, se vio obligado a disculparse.

5. Los cuerpos después del parto. Instagram no sólo ha tenido problemas con imágenes de mujeres dando el pecho, sino que también ha borrado fotografías de madres que mostraban su cuerpo después del parto, lo que llevó a que en 2013 naciera el proyecto “Cuerpos del cuarto trimestre”, en cuya cuenta de Instagram se publican fotos e historias como esta de Shaneen, en cuyo primer parto sufrió un desprendimiento prematuro de la placenta.

La foto, publicada el 31 de agosto, no tuvo problemas en esta red social, pero sí en Facebook. De hecho, el grupo publicó en Instagram la disculpa de Facebook, que la había censurado para luego volverla a publicar.

6. La berenjena: Instagram comenzó a permitir en abril el uso de emoji en los hashtags y en las búsquedas. Todos a excepción de la berenjena, por las posibilidades que tiene para usarse en contextos sexuales. En serio. Eso sí, se pueden usar otros emoji similares como la mazorca de maíz o el plátano, e incluso dos o más berenjenas a la vez. Por si a alguien le interesa, la revista Mic elaboró un ranking de los hashtags con los que se pueden buscar los contenidos más subidos de tono.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!