El pasado de playboy del «león de Lahore»

Guillermo y Catalina de Cambridge han estado de visita oficial en Pakistán esta semana. El encuentro más importante fue con el primer ministro Imran Khan, aunque para Guillermo no era la primera vez, ya que Khan y la Princesa Diana eran amigos íntimos y durante la niñez tanto él como su hermano Harry visitaron en varias ocasiones su casa de Londres en compañía de su madre. Aquella amistad se trabó a través de la primera esposa de Khan, la periodista británica Jemima Goldsmith, muy cercana a Diana; incluso, la propia madre de Jemima, Annabel Goldsmith, fue como una segunda madre para ella. Imran Khan y Jemima Goldsmith – AFP Cuentan que en una ocasión, cuando Guillermo tenía unos 11 años, Khan le dijo que algún día sería primer ministro de su país de origen, pero el pequeño Príncipe no le creyó. Más de 20 años después, el encuentro, cargado de emociones y de recuerdos, confirmó la clarividencia de aquellas palabras. Pero aún más: el estreno de la película, «Diana» en 2013 -protagonizada por Naomi Watts-, sacó a la luz el romance entre la Princesa de Gales y el cirujano paquistaní Hasnat Khan, un hombre lleno de encanto. Encanto que también posee su primo, que antes de ser primer ministro fue campeón de cricket. Y no solo hablamos del físico, que aún sin ser el de antes sigue siendo llamativo, sino también de lo que los británicos llaman el charm, el je ne sais quoi para los franceses y que hace que quienes le conozcan se sientan irremediablemente atraídos por él. Y atraídas, en su caso. De hecho, se ha casado tres veces. Tras su divorcio de Jemima Goldsmith, con quien tuvo dos hijos pero acabó separándose nueve años después por las dificultades de ella para adaptarse a la vida en Pakistán -pese a sus esfuerzos, ya que se convirtió al islam y aprendió urdu-, se casó en el 2015 con la también periodista y presentadora británica-pakistaní pero nacida en Libia, Reham Khan, de quien se enamoró cuando ella le hizo una entrevista. El matrimonio duró diez meses. En aquel momento Khan ya estaba metido de lleno en la política y la presión para ella fue insoportable. Finalmente, el año pasado y solo seis meses antes de alcanzar la jefatura del gobierno, celebró sus terceras nupcias con Bushra Bibi Khan, su guía espiritual, nacida en una familia influyente y conservadora del Punjab y que es la primera dama pakistaní que lleva velo por motivos religiosos. Imran Khan y Reham – ABC Imran Khan nació en octubre de 1952 y en sus tiempos como deportista le llamaban «el león de Lahore», su ciudad natal. En Pakistán es una leyenda, sobre todo porque fue el capitán de la selección nacional de cricket de Pakistán que ganó la Copa Mundial de Cricket de 1992. Fue una leyenda también en Londres, donde estudió. Sus escarceos amorosos en la noche de La City le fraguaron su fama de playboy. Tras pasar su infancia en Pakistán, su familia lo envió a estudiar a Inglaterra. Después de graduarse de Oxford en 1976, regresó a Pakistán, donde se hizo con una brillante carrera deportiva que culminó en 1992. Después se entregó de lleno a la filantropía, con el objetivo principal de construir dos hospitales y de ahí dio el salto a la política, fundando el partido Pakistán Tehreek-e-Insaf (Movimiento de Pakistán por la Justicia), convirtiéndose en su líder nacional. Imran Khan – AFP Su carrera política fue tan imparable desde entonces como lo había sido la deportiva, y se convirtió en primer ministro en agosto del año pasado. Si completa los cinco años de mandato, será el primero en conseguirlo. Quizá tiene tanto de tenacidad como de encanto.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!