El pago en efectivo sigue siendo el favorito de los españoles

El efectivo sigue siendo la primera opción de pago de los consumidores españoles, según el «I Índice de Ciudades Cashless de Mastercard» elaborado por Alpha Research para Mastercard España y en el que se analiza el comportamiento de los españoles en relación con los pagos digitales en actividades como el transporte, el comercio, la restauración o la administración. Por detrás todavía, destacan alternativas como las tarjetas contactless que dicen conocer el 91% de los usuarios encuestados, de los que el 76,5% aseguran que esta opción crecerá mucho a medio y largo plazo.

También se mencionan otras alternativas que todavía no gozan de gran popularidad, pero que crecerán en el futuro. En este sentido, el 51,5% de los participantes en el estudio han manifestado que incrementarán mucho o bastante sus pagos a través de aplicaciones móviles, warables (el 45,5%) o tarjetas virtuales (el 37%).

En opinión de Paloma Real, directora general de Mastercard España, «los datos que del I Índice de Ciudades Cashless confirman un cambio de hábitos de los españoles: pagamos más con tarjeta y otras soluciones digitales que permite la tecnología contactless como el móvil o warables».

La singularidad de Madrid

En el estudio han participado 3.000 personas de diez ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Murcia, Vigo, Palma de Mallorca, Zaragoza y Málaga). En el mismo se ha concluido que los madrileños son quienes usan métodos de pago distintos al efectivo. El 77,7% de los madrileños encuestados se decantan por opciones de pago digitales, frente a un 22,3% que sigue prefiriendo el efectivo. Entre estas alternativas destacan las tarjetas de crédito o débito con y sin contacto (43,7% en el primer caso y 28,7% en el segundo). Este porcentaje adquiere aún más ventaja si se suma a quienes optan por el pago móvil (el 1,7%).

En cualquier caso, han destacado los autores del estudio, Madrid también es la ciudad donde sus habitantes más prefieren hacer los pagos a través de app móvil, siendo la opción preferida para casi el 1,7% de los encuestados, muy por encima del dato del resto de ciudades.

En esta línea, el 65% de los encuestados ha reconocido, que no está al tanto de todas las opciones de pago disponibles, siendo las tarjetas contactless (92%), el pago con el móvil (79%), y el comercio electrónico (78%) las que gozan de mayor popularidad, por delante de las carteras digitales (34%) o los wearables (28%).

A pesar de preferir los métodos de pago electrónicos, los madrileños han reconocido que no siempre es posible pagar de esta forma. A pesar de que la mayoría cree que establecimientos como supermercados (según el 99%), restaurantes (97,7%), o cines y teatros (93,7%) permiten el pago sin efectivo, ese porcentaje se ve ligeramente reducido en los comercios minoristas (74,3%) y bares (65%), y resulta más limitado cuando se trata de pagar bienes de bajo importe (23,7%) o en máquinas vending (25,7%).

Sin efectivo en restaurantes, cines o tiendas

En la práctica, los madrileños pagan más habitualmente sin efectivo en restaurantes (53,2%), cines y teatros (79,3%) y tiendas (55,8%), y optan en mayor medida por el dinero en metálico cuando se trata de bares (76,7%) o máquinas de vending (87,3%). A la hora de moverse por Madrid, existen la percepción de que es posible pagar sin efectivo en el taxi o el metro (según el 81% y el 80,3% de los participantes en el Índice, respectivamente), en mayor medida que en el autobús (solo el 18,3% lo ve posible). Al utilizar el coche, el 84,3% asume que es posible pagar sin efectivo en parkings y el 76,7% afirma lo propio en el caso de los parquímetros.

En términos globales, los usuarios también han empezado a percibir que es posible realizar pagos electrónicos en oficinas de ayuntamientos (34%) y estatales (35%), aunque es precisamente en este campo donde Madrid se sitúa a la cola de todas las ciudades comparadas.

Al respecto, Real (Mastercard España) ha recordado que «muchos establecimientos aún mantienen restricciones al pago sin efectovo para pequeñas cantidades debido a la errónea creencia de que los pagos electrónicos conllevan altas comisiones». En este sentido , ha recordado que las comisiones están reguladas y que han caído un 70% y que la percepción de que hay un restricción tamibén afecta a los usuarios al ahora de pagar el pan o cualquier producto con un precio menor.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *