El MNAC se pone pop con la exposición «Liberxina»

Un centenar de obras de diferentes disciplinas de Jordi Galí, Silvia Gubern, Amèlia Riera o Guillem Ramos-Poquí conforman la exposición «Liberxina. Pop y nuevos comportamientos artísticos, 1966-1971», que se podrá ver en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) hasta abril de 2019.

Los comisarios Alex Mitrani e Imma Prieto han explicado hoy en rueda de prensa que se trata de la primera de una serie de exposiciones que se organizarán en el centro con el arte de posguerra y la segunda vanguardia en Cataluña de protagonistas, justo cuando está previsto que se abran próximamente nuevas salas con piezas de estos períodos.

A partir del título de una película de Carles Duran, «Liberxina 90», que no superó la censura porque trataba sobre un «gas que incitaba a la revolución», los comisarios proponen revisar la historia del arte en Cataluña entre 1966 y 1971, en plena dictadura, pero con unos creadores con ganas de innovar ante fenómenos exteriores como el pop, la nueva figuración o la psicodelia.

Asimismo, quieren redescubrir al gran público artistas olvidados o descontextualizados como Jordi Galí, a quien el crítico Alexandre Cirici consideró como el más innovador y cosmopolita de los años sesenta, así como a las artistas Silvia Gubern, Mari Chordà, Aurèlia Muñoz o Amèlia Riera, autora de una inquietante escultura con forma de silla, del año 1971, que recibe al visitante en la primera de las salas de la muestra.

A la vez, se exhibe un vídeo inédito de Antoni Muntadas, así como la primera obra de videoarte en España, «Primera muerte», realizada en el año 1969 por el colectivo conocido como “Grupo del Maduixer”, impregnado de un espíritu “Beatnik” y formado por Àngel Jové, Jordi Galí, Silvia Gubern y Antoni Llena.

Loading...

Imma Prieto ha argumentado que los artistas de ese momento, entre los que también se encuentran nombres más que consolidados como Enric Satué, América Sánchez, los valencianos del Equipo Crónica, Albert Porta, Eduard Arranz-Bravo, Rafael Bertolozzi, Joan Rabascall, Colita o Antoni Miralda, se «contaminaron» unos a otros, con una «disolución de fronteras» entre géneros.

A su juicio, eran «pequeños núcleos dispersos pero conectados entre ellos», que fueron, asimismo, “semilla” para otras corrientes artísticas posteriores. Mitrani ha opinado que es una exposición “bonita para ver con personas de tres generaciones diferentes y que se vayan compartiendo opiniones”.

El director del MNAC, Pepe Serra, que ha indicado que el coste de la exposición es de unos 113.000 euros, ha sostenido que aunque fue un arte creado durante un periodo político de dictadura «hay una alegría y una libertad extraordinaria, se ve la especificidad de que se autoayudaban y se contaminaban».

Entre los 41 creadores que aportan su obra, puede verse, además, la obra de un dibujante de cómic de la modernidad como Enric Sió o la portada del disco de Sisa «L’home dibuixat», diseñada por Jordi Batiste

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!