El misterio de los cerdos vietnamitas

Desde hace seis meses, en Las Ventas de Retamosa cuentan con un nuevo vecino con el que no saben qué hacer. No se queja, solo come. Pero inquieta a los ciudadanos de este pueblo de 3.300 habitantes. El inquilino es un cerdo vietnamita que vive en las instalaciones que Protección Civil tiene para los perros que encuentran abandonados en la calle. Allí tiene un espacio reservado. A la alcaldesa, Ana Gómez, le trae de cabeza. «Estamos dejados de la mano de Dios. No sabemos qué hacer con el animal», se queja la regidora, que asegura que se ha puesto en contacto con las administraciones para buscar una solución a este quebradero, pero no obtiene respuesta. «No podemos sacrificarlo porque, por normativa, hay que seguir unos pasos y nosotros somos un ayuntamiento pequeño y no tenemos medios», asegura. Tampoco una protectora se puede hacer cargo del animal al ser una especie invasora. «Esto es una pesadilla», se lamenta. Pero la preocupación por este tema se ha agudizado en las últimas horas. La presencia de otro ejemplar ha disparado todas las alarmas desde que el viernes un nuevo cerdo vietnamita apareció en las inmediaciones del colegio público Santiago Paniego. «Pensábamos que era el mismo que se habría escapado pero, cuando lo vimos, comprobamos que éste era de mayores dimensiones», dice. Alertados por la presencia del animal, agentes de la Policía local y Protección Civil condujeron al animal hasta un parque infantil. Allí lo encerraron colocando unas bridas en las puertas del recinto para evitar que se escapara. El Ayuntamiento publicó la noticia en las redes sociales con la intención de que el propietario lo identificara y lo recogiera. Pero el desenlace no fue el esperado. Permaneció encerrado unas horas, hasta que al mediodía unas personas se bajaron de un vehículo, rompieron las bridas de la puerta y se marcharon con el animal. «No sabemos si el dueño del vehículo es el mismo que el del cerdo», afirma Gómez, que asegura que «esta semana sabremos el desenlace». Un vecino que se encontraba en la zona anotó la matrícula del vehículo y los agentes «están intentando identificarlo». La moda de tener un cerdo vietnamita como mascota la popularizó el actor George Clooney. En los últimos años, el número de ejemplares abandonados ha aumentado, por lo que se ha convertido en un problema: es difícil encontrarles un lugar adecuado para vivir y su proliferación causa daños en el ecosistema. El riesgo sanitario y medioambiental es tal que el pasado marzo el Gobierno de España incluyó a estos animales en el catálogo español de especies exóticas invasoras. Y quedó prohibida la posesión, el transporte, el tráfico y el comercio de ejemplares vivos, cuyo peso puede alcanzar los 60 kilos en edad adulta.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!