¬ęEl m√©dico¬Ľ: √©pica a la espa√Īola

No es ¬ęEl m√©dico¬Ľ el primer musical de creaci√≥n cien por cien espa√Īola que se presenta en nuestros escenarios. Y por experiencias anteriores, e independientemente del √©xito alcanzado por alguna de ellas, es l√≥gico acercarse a la adaptaci√≥n de la novela de Noah Gordon con ciertas reservas. Pero en realidad no hay raz√≥n para ello, porque independientemente de que guste o no guste -y sobre ello no hay, ya se sabe, nada escrito-, lo cierto es que los responsables de esta producci√≥n que se acaba de estrenar en Madrid han hecho las cosas como es debido; algo que en el mundo del teatro musical espa√Īol no es tan frecuente. El resultado es un espect√°culo de una factura impecable, en el que est√°n cuidados todos los aspectos formales y art√≠sticos, que cuenta una historia que ha atrapado a millones de lectores en su formato narrativo original.

¬ęEl m√©dico¬Ľ es un relato lleno de √©pica; tambi√©n lo tiene la creaci√≥n del espect√°culo, que naci√≥ como el sue√Īo de un joven compositor onubense, Iv√°n Mac√≠as, y que ha contado en su alumbramiento con el padrinazgo del propio Noah Gordon. Su bendici√≥n al musical responde, es de suponer, a su satisfacci√≥n ante la adaptaci√≥n. Y es que el libreto de F√©lix Amador sintetiza la historia del joven londinense que viaja hasta Persia con el deseo de convertirse en un gran m√©dico; su paseo por las tres culturas –cristiana, jud√≠a y √°rabe– motea junto con historias de amor y amistad la epopeya narrada, y los personajes adquieren relieve propio.

Con esa base, Iván Macías ha compuesto una partitura de ecos operísticos, acierto dramático y un inteligente empleo de las melodías recurrentes, y donde lo épico destaca sobre lo lírico. Son especialmente brillantes los concertantes, aunque el contraste entre una voz tan lírica como la del Sha y el resto, emitidas con mayor naturalidad, resulta chocante,

Los productores no han escatimado medios en el montaje, lujosamente vestido por Lorenzo Caprile y con una monumental escenograf√≠a de Alfons Flores, que saca partido del escueto y dif√≠cil escenario del Nuevo Apolo con un juego de espejos laterales. No est√° la altura la iluminaci√≥n, en ocasiones excesivamente corta. En ese contexto Jos√© Luis Sixto y Francesc Ab√≥s (√©ste √ļltimo con coreograf√≠as contagiosas) mueven con soltura a los int√©rpretes. Porque si algo sobresale en este montaje son ellos, los int√©rpretes, especialmente en el plano vocal. Adri√°n Salzedo (Rob) tiene gallard√≠a esc√©nica y una luminosa voz de tenor. Sof√≠a Escobar derrocha encanto; Jose√°n Moreno sirve con entusiasmo a su Barber y Ricardo Truchado le otorga templanza al personaje de Avicena.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *