el mainstream de las alcantarillas

Una remesa descollante de los artistas de la constelación del sonido urbano patrio se dio cita ayer en el Independance Club madrileño para presentar la nueva agencia de contratación que se han sacado de la manga llamada «Bolsillos llenos». Yung Beef, La Zowi, Goa, Khaled, Bea Pelea, Uzii Gang… y no sé cuántos cantantes más (se) montaron una buena fiesta de autor, pero de autor punk, con El Seco como maestro de ceremonias, para simbolizar nuevamente el diverso mainstream de las alcantarillas que representan, en palabras del compi Israel Viana. Porque allí se estaba en penumbra literalmente, porque vienen del subsuelo de la marginalidad tanto artística y, en muchos casos, vital. Y porque ahora manejan el cotarro y lanzan pistas del futuro.

El asunto empezó con un buen rato de pinchada de tecno, de reggaeton, de música industrial… en completa oscuridad con Yung Beef con una bufanda sobre la cabeza en el medio y el tropelazo a los lados del escenario y paseándose. No se sabía si la cosa iba a ser así de penumbrosa todo el tiempo o se trataba de la previa. «Primo, cántante algo o qué», le dijo Beef a Khaled, y este se arrancó con un «Huerta Carrasco» bastante escaso de sonido. Antes habían metido caña y botes la gente de Uzii Gang, «lo más potente que se viene».

En este caótico, irregular y tenebroso show brilló un espíritu festivo que tenía cero de amenazante y mucho de integrador. También brilló la luz de los móviles que utilizaban para grabarse unos a otros las decenas de personas que bailaban sobre las tablas, que aquello parecía el Wu Tang Clan, y en donde destacó la actuación de La Zowi, que nada más llegar se anunció como «La Zowi puta» y a la que también le faltó volumen, y el emo-trap de Goa con sus pozos existenciales autotuneados («Nadie te olvida cuando tienes cocaína en el iphone) además de su dúo con Beef para cantar los temas de su último «Traumatismo craneoencefálico».

«Somos los nuevos pankis, los nuevos pankis» gritaba loco Beef, con chaqueta vaquera de Balenciaga y secundado por el séquito inmenso, para pedir al público un pogo antológico y «a ver si muere alguien». Previamente había presentado con ternura a otro rapero que en su infancia sufrió «bullying» y dijo que «si alguien ha hecho bullying sois unos hijos de puta».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *