El juez investiga a Villarejo por “interferir” en el ‘caso de la doctora Pinto’ | España

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, instructor del caso Villarejo, ha abierto una nueva pieza separada, la número 24, en el sumario en el que se investigan las supuestas actividades ilegales de la trama policial presuntamente encabeza por el comisario jubilado, en prisión desde noviembre de 2017. En un auto del pasado 9 de enero, adelantado por Vozpópuli y al que ha tenido acceso EL PAÍS, el magistrado detalla que en la misma se investigarán las supuestas interferencias del policía en las pesquisas que se siguen en un juzgado de Madrid por el supuesto acoso y agresiones presuntamente realizadas por encargo del empresario Javier López Madrid -imputado también en el caso Villarejo– a la doctora Elisa Pinto.

En la causa del juzgado madrileño también está imputado Villarejo como supuesto autor del apuñalamiento que la mujer sufrió en el 10 de abril de 2014 cuando recogía a su hijo a la puerta del colegio. La mujer identificó en una rueda de reconocimiento celebrada en el juzgado en junio de 2017 al policía como la persona que presuntamente le agredió con un objeto punzante mientras le decía: «López Madrid quiere que cierres la boca». Según sus sospechas, el comisario actuaba para defender los intereses del empresario. Mientras tanto, en otro juzgado madrileño se dirime otra denuncia, en este caso de López Madrid contra la doctora por presunto acoso y amenazas.

La decisión del juez García-Castellón se produce después de que la doctora Pinto presentase el pasado 2 de octubre un escrito en el que solicitaba personarse en el caso Villarejo como perjudicada ya que consideraba que el comisario jubilado se estaba sirviendo de una de sus empresas, el Grupo Cenyt, y de su condición de policía «para interferir» en la causa en la que estaban como investigados el propio Villarejo y López Madrid. La pretensión de la doctora fue rechazada dos semanas después, pero su abogada recurrió y ahora el juez no solo admite su personación, sino que ordena la apertura de una pieza.

En el auto, el magistrado destaca que en su nueva decisión ha pesado el escrito presentado por la Fiscalía Anticorrupción en el que se destacaba la existencia de dos indicios localizados durante la investigación. Uno de ellos es una agenda con anotaciones manuscritas intervenida en «el domicilio habitual» del comisario actualmente encarcelado. El segundo son unas grabaciones intervenidas en el despacho de la doctora, según detalla el juez. Según consideraba Anticorrupción y, ahora, también el juez, ambos indicios apuntan a «la posible interferencia de la organización criminal dirigida por el comisario José Manuel Villarejo» en la instrucción del caso Pinto en el juzgado madrileño.

García Castellón concluye que ambos indicios apuntan a «la existencia de cuando menos un encargo» que hizo que el comisario se interesase por las pesquisas que el grupo de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid estaba realizando. En concreto, por el resultado de una rueda de reconocimiento que había ordenado realizar la juez que instruía la causa por la denuncia de la doctora Pinto y cuyo resultado, añade el escrito del magistrado de la Audiencia Nacional, el comisario había intentado «desvirtuar». Por todo ello, García-Castellón ordena abrir la nueva pieza separada «que se centrará en el examen de un posible cohecho en el que podría haber incurrido el investigado José Manuel Villarejo».

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!