El juego sucio de los poderosos contra el hijo más polémico de Woody Allen

María Estévez

En septiembre de 2017, Harvey Weinstein trató de conseguir la ayuda del director de contenidos de la revista «National Enquirer», Dylan Howard, para detener la historia que por aquel entonces preparaba Ronan Farrow sobre sus despóticas maneras. Farrow, de 31 años, único hijo biológico de Mia Farrow y Woody Allen, es uno de los grandes periodistas de investigación de Estados Unidos. Su trabajo, centrado principalmente en los abusos de hombres poderosos contra mujeres vulnerables, está definido por la batalla personal que lleva años librando contra su propio padre por los supuestos abusos sexuales a los que sometió a una de sus hermanas adoptivas, Dylan. Durante décadas, Weinstein había conseguido detener las verdades sobre su persona a golpe de dinero y estaba desesperado porque nada de ello saliera a la luz. Pero Farrow, desde la revista «The New Yorker», estaba estrechando el cerco con sus pesquisas.

Dylan Howard sacó de su cajón de los secretos varios sobres de color marfil con contenido susceptible de convertirse en un bombazo: el primero sobre Matt Lauer, presentador de noticias de NBC, cadena para la que también colaboraba Ronan. «Weinstein sabía que yo trabajaba allí y que los directores de mi empresa conocían el comportamiento de Lauer. Les mandó un mensaje avisándoles que sabía su secreto y que era capaz de revelarlo», ha escrito Farrow en su esperadísimo libro «Catch and Kill: Lies, Spies and a Conspiracy to Protect Predators», que sale a la venta el próximo 15 de octubre. Citando fuentes anónimas dentro de la misma NBC, Ronan Farrow asegura que Weinstein utilizó al «National Enquirer» para limpiar su suciedad con la suciedad de otro. «El libro documenta un período donde los secretos de NBC estaban a punto de ser expuestos», ha explicado el autor a la revista «The Hollywood Reporter».

Familia Ron en brazos de su madre, en una imagen en la que también aparece Woody Allen y sus hermanos Moses, Dylan y Soon Yi – Bestimages

Caídos del pedestal

Ronan Farrow, desde las paginas de sus libros y con sus reportajes, ha señalado a hombres poderosos hasta hacerlos caer de su pedestal: Bill Cosby, el propio Harvey Weinstein, Eric Schneiderman (ex fiscal general), Leslie Moonves (presidente de CBS), Brett Kavanaugh (juez de la Corte Suprema) y ahora el presentador de la NBC Matt Lauder, al que acusa de violación. En su lucha, Farrow ha sido perseguido y acosado por estos hombres, que no se detienen ante nada por conservar el poder. Su teléfono fue rastreado y su cuenta de Instagram pirateada, según explica el autor en un reportaje del «The New Yorker»: «Tuve que huir de la gente que contrataron para hacerme callar. Me mudé de mi apartamento en Columbus Circle a un edificio privado en Chelsea, donde un amigo rico de mis padres tiene varios pisos vacíos. Ser perseguido por espías contratados para asustarte no es una experiencia normal; al contrario, fue algo muy estresante».

Ganador del premio Pulitzer, Farrow utiliza su pluma periodística y su influencia para apoyar el movimiento #MeToo. Desde niño ha sido considerado hijo de la aristocracia de Hollywood, aunque no es ajeno a los rumores sobre su persona, de quien dice que realmente es hijo de Frank Sinatra, exmarido de Mia Farrow, y no de Woody Allen.

Escándalo familiar

A los 5 años, Ronan fue testigo de la batalla épica en la que se convirtió el divorcio de sus padres y vio cómo Allen abandonaba a la familia por su hermana de 22 años, Soon Yi Previn. Aquel escándalo marcó a un crío que estaba considerado como un auténtico genio: a los 15 años ya se había graduado y a los 16 se matriculó en Yale para ser abogado. Doctor en Filosofía por la universidad de Oxford, Farrow tenía su propio show en la NBC hasta que Harvey Weinstein se cruzó en su camino y todo se torció, como el autor explicó en su día.

Loading...

A punto de publicar su nuevo libro, el escritor tiene a Matt Lauer contra las cuerdas, aunque el presentador denunció ayer una campaña de acoso contra su persona. Pero es el propio Weinstein quien todavía le teme. Tras ser pospuesto en varias ocasiones, el juicio contra el productor comenzará el 6 de enero de 2020 en Nueva York y si es considerado culpable, podría pasar el resto de su vida en la cárcel. Ronan Farrow habrá hecho justicia a sus víctimas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!