«El intercambio»: Barcelona, II Guerra Mundial

La cantidad de novelas sobre la Segunda Guerra Mundial alcanza casi el número de películas, así como la calidad, que va de la obra de arte al panfleto propagandístico. Noto, sin embargo, un amplio agujero negro en ellas: la participación española. Posiblemente se deba a que al Gobierno español no le interesara su querencia inicial hacia las potencias del Eje y a los Aliados les molestase reconocer que fue más que el envío de una división al frente ruso. El caso es que ha quedado casi inadvertida su ayuda a los que huían del régimen nazi, que era tanto como huir de la muerte.

Conocí en el Berlín de la posguerra a un periodista judío que debía la vida, primero, a los republicanos españoles en un campo de concentración cerca de Toulouse que facilitaron su huida hacia España, donde pasó la contienda hasta que pudo regresar a su país. Como tantos otros. «El intercambio», de Aleu, viene en parte a cubrir ese hueco, aunque es, ante todo, una novela internacional, con muy distintos escenarios.

En retaguardia

Para ser una primera novela, casi por obligación autobiográfica, resulta objetiva, con los personajes bien definidos, incluso en su forma de hablar. Hay varios protagonistas, lo que potencia la acción y acelera el ritmo. También el «argumento» va ganando intensidad para alcanzar su «clímax» en el intercambio de prisioneros en el puerto de Barcelona en plena Segunda Guerra Mundial. No versa, sin embargo, sobre el frente, sino sobre lo que ocurría en retaguardia, el mundo de los espías y la intriga política, que al lector indocumentado puede parecer ficción. Pero resulta creíble como de hecho ocurrió, según asegura el autor.

Aquí creo descubrir lo que le movió a escribir esta novela: tras haber pasado prácticamente toda su vida adulta en el extranjero, Estados Unidos principalmente, Aleu siente la necesidad de recrear la Barcelona de su juventud, que ya no existe más que en su memoria. Y lo hace con escenarios reales y personajes que han existido y algunos existen todavía, como él y quien esto escribe. Al hacerlo, se permite pocas licencias. En este sentido «El intercambio» es, más que una novela bélica o histórica, una novela nostálgica, romántica incluso, que describe un mundo que se fue y no volverá. Una Barcelona de comienzos de los años cuarenta del pasado siglo a la que uno de sus hijos cosmopolitas rinde homenaje y dice adiós, obedeciendo a la ley inexorable del tiempo.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!