El himno heavy contra el coronavirus: «Tequila tanto por vivir» de Mägo de Oz

Desde que empezó la crisis del coronavirus hemos rescatado o inventado un montón de himnos de resistencia, pero se echaba en falta uno heavy. Y como cabía esperar, los encargados de fabricarlo han sido los populares Mägo de Oz, proponiendo un sorteo para hacerlo aún más divertido. «Y es que ya que nos tenemos que quedar en casa, al menos que hagamos algo de provecho!!», dice el mensaje que acompaña al vídeo . «Graba tu versión del tema (con la misma duración) y entra en un concurso con un fabuloso premio: salir a cantar este tema en directo con la banda». «Tequila tanto por vivir» es una canción incluida en el disco conceptual «IRA DEI» (publicado el año pasado) con una temática apocalíptica la cual »por desgracia y de forma premonitoria está hoy de rabiosa actualidad». Esta letra escrita por Txus Difellatio sirve a la banda para grabar este mini vídeo durante estos días de confinamiento «y así intentar sacar una sonrisa a sus fans en estos durísimos momentos». En él se ve a todos los miembros de la banda de folk metal española junto a todo su staff (técnicos, conductores, asistentes, productor y road managers).<iframe width=»500″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/AWTcVBNfnb8″ frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe> «Acabábamos de llegar de la gira de Estados Unidos, que tuvimos que interrumpir por la pandemia», relata a ABC su líder, Txus di Fellatio. Nos quedaba Nueva York, San Francisco y Chicago, pero vimos que en España empezaba el estado de alarma y que se suspendían todas las concentraciones multitudinarias de gente. Nada más llegar, Carlos Prieto «Moja», nuestro violinista, me dijo: «Tío, tenemos que hacer algo para alegrar a los fans, para sacarles una sonrisa con todo esto que está pasando». Nuestro trabajo es divertir y entretener a la gente, porque por desgracia los músicos no podemos cambiar el mundo. Pero sí podemos cambiar la percepción que cada persona que escucha música tiene de su mundo, de su propio mundo. Por eso decidimos grabar esta canción, que compuse hace dos años. «Moja» hizo la música y yo la letra, pensando en una de las cosas más divertido para los rockeros, que es beber cerveza. Lo del «tequila» fue un guiño a nuestro amado país, México. Decidimos que no sólo los miembros del grupo, sino también los técnicos, los managers, todo nuestro equipo de casi veinte personas se grabara un vídeo en su casa, en plan artesanal, con iPhone o con lo que sea, pero todos rodeados de cerveza y brindando, para que la gente que lo vea se eche unas risas y le alegremos el día. Las canciones y la música son las tiritas que le ponemos a la vida cuando nos hace mogollón de daño». Cuando tuvieron todos los vídeos se los mandaron a Mario Ruiz, su director artístico, que ha rodado todos los videoclips de Mägo de Oz. «Él tuvo la idea de no producirlo demasiado, de no ponerlo en plan bonito, para que quedara más cercano. Incluso ha mantenido errores de grabación para que quedara como una cosa súper artesanal». En cuanto al sorteo, el grupo tiene pensado premiar a una persona (o personas, si el vídeo lo graba un grupo de amigos) por cada país donde tienen fans. «Será unos quince», dice Di Fellatio, «contando España, Estados Unidos, México, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, Colombia, Chile, Argentina… En nuestra próxima gira, cuando todo esto acabe, en cada país se subirá un ganador del sorteo al escenario, para cantar con nosotros». Anécdotas de pandemia Txus cuenta que uno de los miembros del grupo tuvo una hilarante anécdota sobre su confinamiento que va muy al hilo del leit motiv del videoclip. «Al volver de Estados Unidos, vio que su mujer no había comprado suficiente cerveza. Fue a bajar al súper a por más y su mujer le dijo que no, que sólo se podían comprar productos de primera necesidad. Bajó a la calle, y a la vuelta de la esquina le paró la policía. «¿Viene usted de la compra? Sí, sí. ¿Y ha comprado estrictamente productos necesarios? Le hicieron abrir el maletero, y vieron que había un bote de detergente, y cinco cajas de cerveza. El policía le sonrió y le dijo que tirara para casa, jajaja». Txus di Fellatio también tiene otra anécdota derivada de la pandemia, aunque no tiene tanta gracia: «Acabo de comprarme una casa, y no puedo mudarme porque no se pueden hacer traslados. Así que estoy pagando la casa vieja, de la que no me puedo ir, y también la nueva, a la que no puedo ir». Aun así no pierde el optimismo: «Saldremos de esta todos juntos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!