El Gobierno promete a la UE crear 15 empleos por cada millón en ayudas | Economía

Además de para comunicar su estrategia económica y fiscal de cara a 2021, el Gobierno se ha servido del plan presupuestario remitido este jueves a Bruselas para preparar el terreno en la pugna por conseguir hasta el último euro de las subvenciones económicas que la Unión Europea concederá para paliar los efectos de la crisis del Covid-19. El Ejecutivo, que aspira a recibir unos 72.000 millones de euros en transferencias comunitarias entre 2021 y 2023 para impulsar su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, asegura a la Comisión Europea que el país será capaz de crear “unos 15 empleos por cada millón de euros invertido” de las ayudas europeas.

Aunque el texto no lo detalle, el cálculo está realizado tomando como referencia los 59.168 millones de euros que aspira a recibir del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), pues plantea que la inversión permitirá generar “880.000 puestos de trabajo” en los próximos tres años, 80.000 más de los que anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al presentar la estrategia de recuperación para el país hace unos días.

El Gobierno estima además que con cada euro comunitario se inyectarán 1,2 euros a la economía española, y se acelerará la recuperación de los niveles precrisis a “inicios de 2022”. Para ello, cuenta con incrementar un 15% la inversión pública en 2021, tras un retroceso del 18,3% en la formación bruta de capital fijo en 2020.

En paralelo, el Ejecutivo cuenta con ingresar otros 12.436 millones de euros del programa React-EU, otra de las patas del nuevo Fondo de Recuperación Next Generation EU, si bien ya ha avanzado que el destino de estos recursos no será el impulso de la economía y la generación de empleo, sino que dedicará 10.000 millones a prestar apoyo a las comunidades autónomas en el ámbito sanitario y educativo, y dejará los 2.436 millones restantes en manos del Ministerio de Sanidad para el refuerzo de la atención primaria y la adquisición de vacunas contra el virus.

Además, España tendrá a su disposición casi otros 70.000 millones en créditos, hasta alcanzar el máximo de 140.000 millones de la asistencia ofrecida por la UE, si bien agotará el plazo para pedirlos, que vence a mediados de 2023, antes de decidir qué parte aprovecha.

Los esfuerzos del Gobierno se centran ahora, por lo tanto, en conseguir el máximo de ayudas posibles del MRR. Aunque el Ministerio de Economía tiene pendiente remitir un documento específico a Bruselas detallando en qué piensa gastar los fondos, a fin de que el Consejo Europeo y los socios comunitarios valoren qué cuantía merece recibir finalmente, el departamento que dirige Nadia Calviño esperará hasta tener un plan más detallado que pueda maximizar la consecución de ayudas. Tiene para hacerlo hasta el próximo 30 de abril. Mientras tanto, sin embargo, además de publicitar su Plan de Recuperación ante los embajadores europeos, el Ejecutivo ha ofrecido algunos pormenores de su estrategia de inversiones en el plan presupuestario.

“Con esta cantidad de recursos sin precedentes, el Gobierno elaborará unos Presupuestos Generales expansivos que permitirán proteger a las familias con el fortalecimiento del Estado de Bienestar y ayudar a las empresas reactivando la economía, así como garantizar el sistema de protección social, de manera que se tratará de reconstruir los daños económicos, sociales y sanitarios provocados por la pandemia”, promete el documento elaborado por el Ministerio de Hacienda, que avanza que las nuevas cuentas también “otorgarán el correspondiente encaje presupuestario” a “diversos planes sectoriales que potenciarán actividades estratégicas de nuestro tejido productivo”.

Pasa entonces a detallar los “planes de impulso y modernización” por sectores que ha puesto ya en marcha y que reforzará con los fondos europeos. En primer lugar, expone, ha presupuestado 3.750 millones a la cadena de valor de la industria de la automoción. Busca renovar el parque de vehículos; realizar inversiones y reformas; generar incentivos fiscales; formar a las plantillas o conceder ayudas a un sector que genera el 10% del PIB y es responsable de 650.000 empleos directos y dos millones indirectos.

En paralelo, dedica otros 4.262 millones, con los que asegura rozará los 20.000 millones, a estimular el sector turístico, uno de los más dañados por la pandemia y que genera el 12% del PIB y el 13,6% de las afiliaciones. Prevé hacer de España un destino más competitivo; apoyar a trabajadores y empresas, o sufragar campañas de marketing y promoción.

A Ciencia e I+D+i le destina otros 1.056 millones, incluyendo los 396 ya dedicados en 2020, para mejorar la competitividad de las empresas, crear empleos cualificados, o preparar al país ante futuras emergencias sanitarias.

De otra parte, invertirá 1.500 millones en cuatro años en mejorar la Formación Profesional. En el plan de digitalización del país, invertirá 20.000 millones públicos (15.000 de las ayudas europeas) para lograr movilizar otros 50.000 millones privados. Finalmente, el documento subraya la importancia del plan de adaptación al cambio climático. Un campo al que destinará el 37% de las ayudas del MMR, unos 22.000 millones.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!