El futuro de la conducción era esto | ICON

Todo en el nuevo Mazda MX-30 mira hacia el futuro desde lo que reclama el presente: seguridad, eficiencia y respeto con el planeta haciendo de la conducción de un eléctrico algo divertido y natural. Para ello se inspira en el concepto de ‘humano moderno’. Tanto su tecnología como diseño de vanguardia están concebidos bajo el espíritu Jinba Ittai, que refuerza el vínculo con el conductor haciendo del coche una extensión de nuestro cuerpo.

El primer Mazda 100% eléctrico se presenta como un SUV ideal para desplazamientos urbanos y trayectos diarios que apuesta por una experiencia de conducción pura, intuitiva y concienciada. Para ello aplica un criterio de sostenibilidad integral. Y lo hace ya desde la concepción de su batería. Ligera y de rápida recarga (hasta un 80% de su capacidad en apenas 36 minutos), goza de una autonomía de 265 kilómetros en urbano y 200 kilómetros en combinado. Integrada rígidamente en la carrocería potencia la sensación de conducción natural. A diferencia de otros vehículos eléctricos, prima una batería más pequeña pero menos contaminante en su fabricación. Pensada, como todo el Mazda MX-30 , para responder a las necesidades actuales y proteger el medio ambiente.

La seguridad es su prioridad. A su sistema de aviso de cambio involuntario de carril, asistente de frenada pre-impacto y control de ángulo muerto avanzado suma conectividad con tres pantallas digitales y proyección de información en el parabrisas. La nueva tecnología de propulsión eléctrica e-Skyactiv responde de manera inmediata y precisa a las intenciones de quien lo maneja; aportando ligereza y rigidez, mejorando la dinámica de conducción y protegiendo y desconectando la batería en caso de colisión. Gracias al sistema propio de pedal motor, que reduce el tiempo de reacción, todos tus movimientos serán fluidos y naturales. De igual manera, las levas integradas en el volante, que permiten ajustar el nivel de recuperación de energía, potencian un placer de la conducción que se refuerza con el nuevo sistema G-Vectoring Control Plus, que te permite tener todo el control y la estabilidad en cada curva, por cerrada que sea.

Su diseño bebe del saber tradicional de la filosofía Kodo (‘alma del movimiento’), pero proyectándola al futuro inmediato con una imagen de vanguardia: con un exterior minimalista y sólido que contrasta con la ligereza y amplitud espacial que transmiten sus exclusivas puertas freestyle sin pilar central, uno de sus inconfundibles sellos de estilo. Con apertura de 82 grados delante y 80 grados detrás, permiten una visión única de espacio abierto desde dentro y fuera del coche, para amplificar las emociones y percibir todo lo que te rodea ya desde que accedes o sales del vehículo.

Su sintonía entre el humano, la máquina y la naturaleza se traduce de manera directa también en un interior que combina funcionalidad —basada en los estudios más recientes sobre psicología y ergonomía— con el objetivo de diseño de ‘envolver en un espacio abierto’ a los ocupantes y que cuenta con materiales sostenibles: corcho en la consola flotante, una alternativa vegana en la tapicería y plásticos reciclados a partir de botellas en las molduras de las puertas.

La técnica, la seguridad y el confort del Mazda MX-30 piensan en el futuro planeta pero están concebidos para que el conductor sea el centro de todo. Su tecnología intuitiva hace que lo sigas siendo incluso fuera del coche. MyMazda app te permite controlar sus funciones en remoto desde tu móvil: el nivel de batería, tus rutas e incluso abrir y cerrar el coche a distancia.

Por si fuera poco, los clientes del Mazda MX-30 recibirán gratis un punto de recarga en su hogar y, gracias al acuerdo de la firma japonesa con Iberdrola y su Plan Vehículo Eléctrico, podrán recargar la batería por 0,5 euros los 100 kilómetros con energía 100% renovable.

Así da gusto experimentar la conducción del futuro.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!