El FMI alerta de que la factura de la guerra comercial la pagarán los consumidores de China y EE.UU.

Los verdaderos perdedores del pulso comercial que mantienen los presidentes de Estados Unidos y China serán los consumidores de ambos países mediante un aumento de los precios de los productos afectados. Así lo asevera un informe que acaba de publicar el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el que señala que este aumento en los precios ya se ha trasladado, por ejemplo, a las lavadoras chinas a las que EE.UU. impuso aranceles y que ha provocado que los consumidores norteamericanos ahora paguen más por estos productos, aunque este efecto es de ida y vuelta. «Los consumidores en Estados Unidos y China son inequivocamente los perdedores de las tensiones comerciales», reposa el FMI.

Estados Unidos aprobó aranceles sobre tres listas de productos fabricados en China de forma progresiva, afectando desde al acero a electrodomésticos. En los productos afectados, las compras de Estados Unidos a China se han reducido. Pese a ello, su déficit comercial con la potencia asiática ha seguido creciendo entre otras razones porque se han contraído también sus exportaciones tras el intercambio de golpes.

La investigación de los economistas del FMI concluye que la mayor parte de los ingresos arancelarios fueron pagados «casi en su totalidad» por importadores norteamericanos.

Mientras en algunos casos lo han pagado los consumidores a través de mayores precios, en otro lo han hecholos fabricantes que han recortado sus márgenes. Si se producen más aumentos arancelarios, el FMI augura que el impacto entre los consumidores será similar al que ya se ha producido. Sin embargo, entre los productores el impacto está más difuminado «con algunos ganadores y muchos perdedores».

«Algunos productores estadounidenses y chinos que compiten en los mercados nacionales con importaciones afectadas por aranceles, además de exportadores de terceros países, son posibles ganadores. Sin embargo, los productores estadounidenses y chinos de los bienes afectados por los aranceles, así como los productores que utilizan esos bienes en cadenas de valor, son posibles perdedores», concluye el FMI.

Ganadores y perdedores globales

Loading...

Entre los ganadores potenciales, el FMI cita que las compras de Estados Unidos a México se han incrementado desde la fijación de aranceles de China. Un efecto, a menor escala, que también se observa en Japón, Corea y Canadá.

Como fuere, el efecto del pulso comercial entre China y Estados Unidos salpicará a toda la economía global. El impacto de los aranceles anunciados recientemente recortará 0,3 puntos de crecimiento global, golpeando las cadenas de producción globales y reduciendo la productividad, el progreso tecnológico y el bienestar mundial, alerta el FMI.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *