El entorno de Puigdemont pidió blindar la «república» con los Mossos y los CDR

«Mañana, en Palacio, habría que arriar la bandera española y blindar el edificio». Así comenzaba el mensaje que Víctor Terradellas, exresponsable de Relaciones Internacionales de Convergència (CDC) investigado por desvío de fondos, envió a Carles Puigdemont un día y medio después de que el presidente de la Generalitat declarase unilateralmente la independencia de Cataluña el 27 de octubre de 2017. La idea de Terradellas, que en aquellos meses se mantenía en contacto constante con el «president» para el diseño de la futura república, era «blindar» el Palacio de la Generalitat haciendo «una llamada pacífica a la población» tras la DUI. Y también «listar» a los agentes de los Mossos d’Esquadra que fueran «leales» a la secesión. En su agenda, incautada durante un registro policial, el excargo «convergente» se atreve a hacer anotaciones sobre la «seguridad, defensa y diplomacia» de la futura república y alude, sin desarrollar, a la empresa Dyncorp, una de las mayores empresas privadas militares de EE.UU. En ese mensaje que envió a Puigdemont a las 9.27 de aquel 29 de octubre, Terradellas le dice que debe recuperar al «mayor» Josep Lluís Trapero y dar órdenes a los Mossos y así sabrán el nivel de lealtad a la causa de los mandos policiales. Pero será el propio Terradellas el que se encargue de indagar en el «patriotismo» de los mandos de los Mossos, pues él mismo hizo un listado en el que clasificó a 45 de sus jefes por su «patriotismo», «lealtad institucional» y «vínculos políticos en partidos contrarios al “procés”». Lealtad separatista Lo hizo con anotaciones manuscritas en una libreta incautada durante un registro dentro de una causa en la que un juez de Barcelona investiga el desvío de fondos de cooperación hacia fundaciones próximas a Convergència, y también si parte de ese dinero pudo destinarse luego a sufragar la estancia de Puigdemont en Bélgica. Este listado de Mossos según su lealtad a los separatistas «pone de manifiesto que Víctor Terradellas posee una información al alcance de pocos», concluye la Policía Nacional en un informe que forma parte del sumario de la causa del desvío de fondos de cooperación, al que ha tenido acceso ABC. Y es que los investigadores resaltan lo bien relacionado que Terradellas estaba y la ascendencia que tenía sobre Puigdemont. Por ejemplo, en una de las llamadas que mantuvo con el entonces «president» le insta a retrasar una comparecencia pública para recibirle a él y a otras dos personas. «Yo ahora tengo que hacer una comparecencia pública», le decía Puigdemont. «Pues la retrasas, y hablamos. Estamos aquí, a cincuenta metros del Palacio», le espetó Terradellas. Son múltiples las conversaciones y mensajes que intercambian el exresponsable de Relaciones Internacionales de CDC y Puigdemont durante los meses previos a la declaración de independencia. No era un iluminado que fuera por libre, aunque Puigdemont finalmente no le hizo caso en su delirante plan para el control de la «república catalana». Ese idea, que desarrollaba en ese mensaje con el que comenzábamos esta crónica, implicaba también cesar a los consejeros que no acudieran a sus despachos tras la declaración unilateral, y a los que sí lo hacían, nombrarlos directamente «ministros». También sugería Terradellas a Puigdemont que debía nombrar al fiscal general de la república catalana «y destinar 400 mossos a su servicio». Incluso pone un nombre sobre la mesa para el cargo: el juez Santiago Vidal, investigado por elaborar el boceto de una constitución catalana. El excargo «convergente» animaba al presidente: «La población le es fiel y reclama directrices. Todo el tejido asociativo y los CDR». Y el largo mensaje de Terradellas a Puigdemont concluía: «Ha hecho lo más difícil, presidente, ahora toca retomar y mantener la iniciativa. Nos lo tenemos que creer y tener sentido de Estado. Y, como siempre, estoy a su servicio». Los 100.000 euros En el mismo sumario, según detalla la Guardia Civil y da por bueno el magistrado, Terradellas, junto al también investigado Gerard Figueras, mantienen una fluida relación con los movimientos independentistas, de ahí que se investiga si parte del dinero público desviado ha ido a parar a Puigdemont. Así lo apunta el juez instructor: «Podría ser posible que parte del dinero público por ellos gestionado esté siendo destinado a financiar aquellos movimientos, y en este aspecto es muy relevante el indicio que se había puesto nos parece donde el propio investigado Víctor [Terradellas] manifiesta que a un amigo suyo le han pedido 100.000 euros para Carles Puigdemont». Una cifra que también aparece anotada en la ya famosa libreta de Terradellas junto a las iniciales MHP, que hacen referencia a «Molt Honorable President». La investigación va en esta línea y señala que el hombre que podría haber intercedido es Joan Puig Cordón, exdiputado de ERC y editor de varios medios digitales. En el sumario se detalla el viaje que Terradellas y Puig realizan a Niza (Francia), para verse con una tercera persona y evitar «una comunicación vía telefónica».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!