El empresario argentino que compró un club en España y dice que no fracasará como Marcelo Tinelli y Daniel Grinbank

Franco Caselli en la presentación del plantel al pie de la catedral de Burgos; lo integran los argentinos Pisculichi, Machín y Minutella

Antonio Caselli intentó en tres oportunidades ser presidente de River en elecciones que perdió en una ocasión ante Daniel Passarella y en las dos restantes frente a Rodolfo D’Onofrio. A los 50 años, este empresario, que en 2001 se constituyó en el diplomático más joven de la historia como embajador de la Orden de Malta ante la Argentina, no abandona la ilusión de conducir algún día los destinos del club de Núñez. “Tengo mucha gente que me sigue acompañando. Mi objetivo es ser alguna vez presidente de River”, expresó en diálogo con La Nación Caselli, que mientras tanto se pone al frente de otro proyecto futbolístico, como accionista mayoritario y dueño del club Burgos, que el sábado debutará ante Real Sociedad B por la Segunda B (tercera categoría) de España. Por un contrato de confidencialidad, hasta noviembre no se puede informar el paquete accionario que le corresponde al dirigente ni los montos de la operación.

Este martes, ante unas 3000 personas que asistieron a la plaza del Rey San Fernando, a los pies de la catedral de una ciudad que está a 230 kilómetros al norte de Madrid, fue presentado el plantel blanquinegro, que cuenta con tres futbolistas argentinos: Leonardo Pisculichi (35 años), Gastón Machín (36), ambos desvinculados de Argentinos, y Nicolás Minutella, un enganche de 22 años que jugó en Andorra y es representado por Javier Saviola.

Las palabras del empresario

01:01

Loading...

La Comisión Nacional de Deportes de España y el Consejo de Administración de Burgos aprobaron en mayo la oferta de Caselli por encima de otros dos empresarios españoles. “Es una muy buena oportunidad para levantar a un club que estaba saneado en lo económico, pero muy mal en lo deportivo, sin un rumbo claro. En la temporada pasada se salvó del descenso en la última fecha. Formamos un plantel balanceado entre juventud y experiencia con el objetivo de ascender”, expresó Caselli.

La iniciativa de Caselli trae a la memoria otras dos de características similares en España, encabezadas en su momento por Marcelo Tinelli en Badajoz y Daniel Grinbank en Leganés. Ambas naufragaron y quedaron inconclusas. Caselli cree tener en claro las razones de por qué a él no le pasará lo mismo: “Los proyectos de Tinelli y Grinbank fracasaron porque no tenían una ciudad detrás como ocurre con Burgos, único club de la ciudad, con 150.000 personas en el casco urbano que nos apoyan. Tinelli y Grinbank se equivocaron en llenar esos clubes de argentinos, entre dirigentes, cuerpos técnicos y jugadores de primera y divisiones inferiores. Así no se funciona en España. No podés llegar a una sociedad futbolera como la española sin respetar el componente local. Nosotros tenemos el 75 por ciento del plantel con futbolistas españoles, que conocen la categoría y el entorno. Se manejan en el fútbol de Segunda B desde hace años”.

Mientras Caselli pasará tres semanas del mes en la Argentina y la restante en España, la gestión del club queda en manos de su hijo Franco y de Luis Belli, que integró la fórmula como vicpresidente en las últimas elecciones de River. Los integrantes del departamento de legales y marketing también son argentinos.

La gente se movilizó a la plaza del Rey San Fernando para presenciar la presentación del plantel

Este modelo de Sociedad Anónima en el que incursiona en España, Caselli no lo recomienda para el fútbol de nuestro país: “En la Argentina estoy a favor de las asociaciones civiles porque hacen una labor social y de contención muy importante para la infancia, aun asumiendo actividades que son deficitarias. Clubes como River, Lanús, Ferro y Vélez son un ejemplo. En Europa hay otras entidades que se se hacen cargo de eso. Fijate lo que hizo River de abrir sus puertas para darle un techo y un plato de comida a mucha gente en situación de calle. La asociación civil nunca debe dejar de existir en la Argentina. Sería terrible que las sociedades anónimas avancen sobre las civiles”.

Caselli les responde a quienes dicen que se compró un club porque nunca llegará a ser presidente de River: “Las malas lenguas son las que no quieren que compita porque tengo posibilidades de ganar”.

Hay gestiones con la alcaidía de Burgos para obtener una concesión de entre 20 y 30 años para reacondicionar el estadio El Plantío, con capacidad para 13.000 ubicaciones, de las cuales 7000 ya fueron compradas por abonados, contra los 2500 de la temporada anterior.

Antonio Caselli, dueño del mayor paquete accionario de Burgos de España
Antonio Caselli, dueño del mayor paquete accionario de Burgos de España

Sin ingresos por derechos televisación (se perciben a partir de segunda división), la generación de recursos pasa por lo que denominan una revolución desde el marketing. Abonos al 50 por ciento del año anterior, el auspicio en la camiseta de una concesionaria que le cede un automóvil a cada jugador durante la temporada, la venta de camisetas a un precio promocional de 40 euros, cuando el costo habitual es de 60, mochilas del equipo para el colegio a 9 euros y la próxima apertura de una tienda oficial, algo que nunca existió en un club que estuvo seis años en primera división en la década del 70, que quebró en 1983 y fue refundado en los 90.

Al equipo burgalés le espera un campeonato de 80 equipos divididos en cuatro zonas y cuatro ascensos como premio mayor. “Llegamos a una comunidad muy conservadora, que al principio se preguntaba por qué queríamos hacernos cargo del fútbol. Hasta que se dieron cuenta de que veníamos con un proyecto serio para poner a Burgos de pie y a partir de entonces el apoyo de la gente es impresionante”, agregó Caselli.

Mientras, el dirigente no se olvida de River: “En lo futbolístico lo veo bárbaro porque tiene a uno de los mejores directores técnicos del mundo. En 2013, cuando fui candidato, yo ya lo proponía a Gallardo porque sabía de sus condiciones y estaba convencido de que iba a triunfar”. Sus divergencias con la actual conducción de River pasan por lo económico (“La situación es gravísima, aunque no lo quieran reconocer. Van a tener que vender a más de un jugador para solucionarlo”) y por el futuro del Monumental (“Me opongo a que se construya otro Monumental. El nuevo estadio lo quieren levantar entre el arroyo Medrano y el río, en un espacio más chico que el actual. Una sudestada lo convertirá en una gran pileta de natación porque se va a inundar todo. Hay que refaccionar y modernizar un Monumental que está en la mejor zona de la Argentina”).

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!