El empacho de Iñaki

Cuenta la leyenda que Estanislao Figueras, primer presidente de la Primera República, tras cuatro meses en el cargo, dijo en junio de 1873: “Voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros”. Y se largó de España. Seguramente no fue así, y consta que presentó la dimisión ante el Congreso de los Diputados con todos los formalismos en regla, pero si la frase persiste y se cita tanto es porque suena verosímil, lo que haría cualquier ciudadano razonable en una situación similar. Para mí, lo extraño es que los gobernantes se aferren al poder como los percebes a la piedra y no salgan corriendo en cuanto lo catan. Debe de ser una cosa muy adictiva, peor que el chocolate y las patatas fritas a la vez.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!