El edificio incendiado donde los Tartesios sacrificaron 52 caballos, premio Nacional de Arqueología

Los restos de un sacrificio ritual masivo, con 52 caballos hallados en posici√≥n anat√≥mica, son, de momento, la guinda, pero antes de eso los investigadores ya se hab√≠an quedado boquiabiertos con la extra√Ī√≠sima ba√Īera-sarc√≥fago que apareci√≥ en la primera excavaci√≥n y la escalinata monumental de tres metros de altura que emergi√≥ durante la segunda. Una estructura que, dicho sea de paso, nadie imagin√≥ que pudiesen idear (no digamos ya construir).

Ser√° que el mito, poco a poco, se va tornando realidad. ¬ęAhora tenemos unas ventanas tapadas y no sabemos lo que nos podemos encontrar detr√°s¬Ľ, subraya el doctor Sebasti√°n Celestino P√©rez, arque√≥logo del Consejo Superior de Investigaciones Cient√≠ficas y responsable de ¬ęConstruyendo Tarteso¬Ľ, proyecto que rastrea el valle medio del Guadiana en busca de aquella gran civilizaci√≥n que floreci√≥ en la Pen√≠nsula Ib√©rica entre los siglos VIII y IV a.C.

Restos de la hecatombe de 52 caballos y otros animales
Restos de la hecatombe de 52 caballos y otros animales – ABC

¬ęEs la primera vez que Tarteso pasa del mito a la realidad arqueol√≥gica¬Ľ, a√Īade Celestino, cara visible de un proyecto que fue ayer distinguido con el primer premio Nacional de Arqueolog√≠a y Paleontolog√≠a, un galard√≥n impulsado por la Fundaci√≥n Palarq y dotado con 80.000 euros que quiere reconocer e impulsar el trabajo de P√©rez y su equipo en el yacimiento de Casas del Turu√Īuelo, en Badajoz.

Yacimiento ¬ęespectacular¬Ľ

¬ęEs un yacimiento espectacular por varias razones: una de ellas es el primer sacrificio ritual documentado del Mediterr√°neo; la otra, esas estructuras de tierra batida en dos niveles¬Ľ, destac√≥ en el momento de anunciar el galard√≥n Luis Monreal, director general de la Fundaci√≥n Aga Khan y portavoz de un jurado formado por el paleont√≥logo Yves Coppens; el vicepresidente del Royal Archaeological Institute, Andrew Selkirk; el director del MNAC, Pepe Serra; el catedr√°tico de arqueolog√≠a Josep Guitart y el periodista Jacinto Ant√≥n. ¬ęEl yacimiento aporta una visi√≥n muy relevante para la sociedad y pone de forma muy concreta a una sociedad m√≠tica encima del mapa¬Ľ, a√Īadi√≥ Monreal.

En concreto, puntualiza P√©rez, el galard√≥n implica dejar de lado definitivamente unas leyendas alimentadas por la mitolog√≠a griega y romana asociadas a h√©roes milenarios para centrarse en lo que los investigadores denominan ¬ęrealidad arqueol√≥gica¬Ľ.

Loading...

O, dicho de otro modo, empezar a reconstruir las huellas y los rastros de aquella confluencia de la cultura fenicia y la poblaci√≥n ind√≠gena que se dio en el suroeste de la Pen√≠nsula Ib√©rica entre los siglos VII y IV antes de Cristo. Eso, asegura Celestino, fue Tarteso, y eso es precisamente lo que est√°n sacando a la luz unas excavaciones que, a tenor de lo que explican los investigadores, apenas si han comenzado a ara√Īar la superficie. ¬ęNo hemos excavado ni el 20% del yacimiento, pero cada hallazgo es m√°s sorprendente que el anterior¬Ľ, destaca el director del proyecto.

Entre esas sorpresas, P√©rez destaca los restos de 70 animales (52 de ellos, caballos) enterrados de forma ritual y que, a√Īade, constituyen la primera hecatombe documentada de todo el Mediterr√°neo; el empleo por primera vez en la pen√≠nsula del mortero de cal para la fabricaci√≥n de los sillares de la escalinata; o el edificio protohist√≥rico mejor conservado del Mediterr√°neo occidental. Es precisamente ah√≠, en ese edifico de hace m√°s de 2.500 a√Īos, donde est√°n esas ventanas tras las que esperan encontrar nuevas y jugosas claves para ¬ęla configuraci√≥n de la primera gran cultura de la Pen√≠nsula¬Ľ. Eso s√≠: el estado de conservaci√≥n del edificio responde, como suele ser habitual en estos casos, al tr√°gico rito de quemar y sepultar un lugar antes de abandonarlo para siempre. Fuego y hecatombe para intentar borrar unas huellas que, gracias precisamente a eso (y a la mezcla de arcilla y ceniza), son ahora m√°s visibles que nunca.

Si a todo esto le sumamos otros hallazgos ins√≥litos, como los pies de una escultura de m√°rmol de las C√≠cladas que viene a confirmar que la cultura tart√©sica tambi√©n formaba parte de las redes comerciales del Mediterr√°neo, o las sorprendentes soluciones t√©cnicas y arquitect√≥nicas del edificio, lo que tenemos es una civilizaci√≥n que, seg√ļn Celestino, de no haber desaparecido abruptamente hacia el 500 antes de Cristo, se habr√≠a medido con la cultura griega a la hora de levantar grandes templos. Y es que, como destac√≥ Monreal, ¬ęTarteso fue una entidad pol√≠tica plural, interrelacionada con todo el Mediterr√°neo, prefigurando la globalidad de nuestros tiempos¬Ľ.

Estreno de altura

Esta inmersi√≥n en la realidad de Tarteso permite que el premio Nacional de Arqueolog√≠a y Paleontolog√≠a se estrene con nota, con un proyecto que, seg√ļn los responsables del galard√≥n, ¬ępone de relieve su capacidad de interesar y emocionar a amplias capas de la sociedad espa√Īola y llevarla hacia la historia de su pasado¬Ľ.

En la contienda final, ¬ęConstruyendo Tarteso¬Ľ se impuso a media docena de proyectos entre los que descataban investigaciones sobre la cultura arg√°rica, metodolog√≠as de estudio de campos de batalla y asedio en la II Guerra P√ļnica y proyectos sobre los or√≠genes de la agricultura y la ganader√≠a en Pr√≥ximo Oriente, entre otros.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *