El cráneo del elefante | Madrid

En 2012, la Fundación Juan March dedicó una de las exposiciones más interesantes de la temporada al arte británico. Se tituló La isla del tesoro. Arte británico de Holbein a Hockney y realizaba un recorrido por cinco siglos de pintura y escultura británicas, desde finales del siglo XVI hasta la llegada al poder de Margareth Thatcher.

De aquella gran exposición surgió la idea de organizar una muestra específica dedicada a tres artistas sin los cuales no se entendería la escultura británica contemporánea: Henry Moore, Barbara Hepworth y Anthony Caro. Una pequeña pero significativa obra de los tres, integra la exposición Tres escultores ingleses (1952-1982) que hasta el 1 de marzo se puede ver en la Fundación Juan March (Castelló, 77).

Manuel Fontán, director de exposiciones de la Fundación explica que la obra de estos tres artistas representa la renovación escultórica que tuvo lugar en Gran Bretaña a partir de los años treinta y hasta hoy como las dos maneras de abordar la práctica escultórica: el camino clásico de la escultura de masa y volumen y la plástica del assemblage, en la estela de las investigaciones inicialmente propuestas por Picasso y Julio González en 1928.

Las obras de los tres artistas comparten sala, pero los espacios están claramente diferenciados. De Henry Moore (1898- 1986) se exhiben dos esculturas centradas en uno de sus temas más habituales, la figura reclinada de la madre y el niño Mother and Child (1953).

Las piezas comparten rincón con una original serie de aguafuertes creados a partir del regalo recibido en 1966 de su amigo el biólogo Sir Julian Huxley: un enorme cráneo de un elefante africano en el que Moore vio la representación de todas las formas posibles en la escultura: la comunicación entre el interior y el exterior, el tacto, los materiales. Con restos de musgo blanqueando el hueso, el cráneo sirve también de puente con la obra de los otros escultores presentes en esta exposición de gabinete. Barbara Hepworth (1903-1975) está representada con la obra Figure in a landscape (Zennor) (1952), una obra que resume su evolución desde los años 30 centrada en la figuración de líneas arcaicas hasta llegar a la abstracción necesitada con la Naturaleza.

De Anthony Caro (1924-2013) se exponen dos obras que pertenecen a una misma serie, Table Pieces [Piezas de mesa], iniciada en los años sesenta, en la que el artista desarrolla las múltiples posibilidades existentes bajo el común denominador de una mesa como soporte.

Fontán explica que aunque realizadas en momentos distintos —una de ellas es de 1975-76 y la otra de 1982-83—, Caro utiliza en ambas el ensamblaje como medio de construcción, y el acero, que deja desnudo y desprovisto de color, de modo que su calidad y grado de oxidación sirvan de aglutinante visual de las partes que lo integran.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!